Publicado el

15 de Diciembre de 2015

Temática

Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.pinceladasdepseudociencia.blogspot.cl
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.pinceladasdepseudociencia.blogspot.cl

Hace 45 años vio la luz la publicación de Linus Pauling, un investigador ganador del Premio Nobel de Química, cuyas observaciones recaían en los efectos de la vitamina C en el cuerpo humano y cómo gracias a ellas se podían combatir los resfriados.

Las dosis recomendadas para adultos son de 90 miligramos en hombres y 75 en mujeres. El propio Pauling decidió ser parte de la investigación por lo que se implementó en el cuerpo dosis diarias de 18.000 miligramos. Los resultados fueron las primeras semillas sobre los efectos positivos de esta vitamina a la hora de combatir resfriados.

¿Qué relación tiene el sistema inmunitario y la vitamina C?

Es uno de los componentes fundamentales del colágeno, que es el nutriente esencial para que los tejidos tengan la elasticidad y resistencia adecuadas. Además, se le suma su capacidad antioxidante que previene el deterioro de estos componentes del cuerpo según vaya avanzando la edad.

En la antigüedad, la enfermedad del escorbuto era relacionada por la carencia de este tipo de vitamina, causando numerosas muertes. Actualmente, ya no es un problema, pues es poco habitual encontrarse en los cuerpos humanos niveles bajos de vitamina C. Pero es un ejemplo claro de lo perjudicial que puede ser para el organismo no consumirla.

¿Puede llegar a combatir el resfriado?

En realidad, tras llevar a cabo numerosas investigaciones, no se ha podido determinar realmente que la vitamina C ayude a prevenir el resfriado. Con más de 10.000 pacientes analizados y grandes dosis administradas, la frecuencia de sufrir esta enfermedad era la misma. No había grandes cambios.

El aspecto positivo de este análisis fue encontrar un patrón común entre el gran consumo de vitamina C y la duración del resfriado. Se mostró una tendencia a una erradicación temprana de la enfermedad y que los pacientes con mayor dosis de vitamina sufrían las consecuencias con menor intensidad.

Por lo tanto, el consumo de vitamina C es muy beneficiosa para el cuerpo. Con ello no se va a lograr evitar la aparición de catarros o resfriados pero sí que la duración de los mismos sea menor. Las consecuencias de sufrir este tipo de enfermedad no serán tan fuerte, por lo que será mucho más llevadero. No dejes atrás la oportunidad de consumir este tipo de vitamina, tu salud lo agradecerá.

Por:  Nutrición Sin Más / www.nutricionsinmas.com

Publicado en: 
Nutrición Sin Más