Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

03 de Mayo de 2014

Temática

"Bajé doce kilos en seis meses. Cuando mis amigas me preguntaban cómo lo hice, les decía que fue Zumba. Y ellas también se fueron sumando", cuenta Francisca, estudiante de ingeniería comercial de la Universidad Católica, sobre su experiencia con Zumba, el sistema de acondicionamiento físico que, desde el boca a boca, actualmente vive un boom en Chile. Pero la joven de 22 años advierte que la pérdida de peso fue solo uno de los beneficios de abrazar la disciplina que hoy tiene a otros 400 mil chilenos practicándola. "Estuve muy estresada el año pasado por los estudios y, antes de ir al psicólogo o tomar pastillas, quise probar con Zumba. Un año después, no me permito faltar a ninguna clase. Es mi escape, mi tiempo para mí; me relaja, me distrae. De hecho, me renueva, incluso, para estudiar mejor", afirma Francisca.

"Los psicólogos me dicen que les estamos quitando la pega", bromea Bernardita Allen, instructora oficial de Zumba Fitness, la compañía que administra la marca en el país. "Es una marca, porque es un sistema de baile-ejercicio creado en los 90 por Beto Pérez, un instructor colombiano", explica la experta. El baile es el pilar de la disciplina y la clave de su éxito. "Lo pasas bien bailando, y a la vez le haces bien a tu cuerpo", observa Francisca. Y Allen se apura en aclarar: "Tampoco es baile entretenido. Aquí hay rutinas cardiovasculares integradas. No es ni un ritmo ni un tipo de baile. Es una fiesta de acondicionamiento físico". Francisca concuerda: "Cuando se hace ejercicio, es inevitable que uno sufra. Pero con Zumba, lo estás pasando tan bien, que te olvidas que estás haciendo ejercicio".

De hecho, uno de los lemas de Zumba es "olvida el ejercicio y únete a la fiesta". Pero tuvieron que pasar varios años para que se consolidara la marca que actualmente tiene presencia en 185 países. Todo comenzó a mediados de los años 90, y por accidente. Caleño Alberto "Beto" Pérez trabajaba como instructor físico en su natal Cali. Un día olvidó los discos que solía usar para sus clases y tuvo que improvisar con la música personal que traía en su mochila: salsa y merengue. Apenas puso play, se dio cuenta de que sus alumnos reaccionaron de manera distinta. Y les siguió la corriente. En vez de contar repeticiones, los dejó bailar e integró ejercicios a sus movimientos. Era el germen de Zumba.

En 2001, Pérez quiso llevar su creación al siguiente nivel y se mudó a Miami. Asociado con dos empresarios colombianos, fundó Zumba Fitness, compañía cuyo principal objetivo era masificar la disciplina en el mundo. Se realizó una serie de DVDs de ejercicio, anuncios televisivos, y poco a poco, la firma fue ganando terreno en la comunidad hispana de Estados Unidos. Pero una pieza faltaba. Hasta ese punto, Zumba no tenía un concepto propio, algo que la distinguiese del baile entretenido, su directo precursor. Era necesario un nuevo enfoque. Y vino desde Chile.

El factor nacional

Presentados por Felipe Viel, animador chileno radicado en Miami, el empresario nacional Marcelo Borlando conoció en 2005 a Alberto Perlman, uno de los dos socios de Pérez, en la ciudad estadounidense. Para ese entonces, Borlando no era un nombre desconocido en Chile. Él había sido el cerebro detrás de Axé Bahía, el conjunto brasileño que revolucionó la televisión y la música chilena entre 2002 y 2004. Con esa impronta, Borlando visualizó la pieza faltante: potenciar el entretenimiento en la experiencia Zumba. "Había que dejar de basarla solo en atributos funcionales y apostar por un foco orientado hacia el bienestar, mezclándola derechamente con las bondades de la industria de la entretención", recuerda Borlando. Junto a su hermano Sergio, desarrolló una estrategia de posicionamiento que fue aceptada, y por la que Marcelo fue nombrado director de márketing de la compañía.

Radicado en Miami, Marcelo Borlando llevó a la práctica el eje de su propuesta: "Zumba hace del fitness una fiesta". Ese concepto fue la idea fuerza que terminó por catapultar el fenómeno. "Se trataba de convertir a la marca en una verdadera fiesta saludable a la que todo el mundo estaba invitado, un concepto revolucionario para la industria del fitness , que nunca se había asociado tan claramente con el entretenimiento", sostiene. Con toda la experiencia ganada con el fenómeno de Axé Bahía, Borlando se preocupó particularmente del factor audiovisual. Profesionalizó la realización de DVDs, los que comenzó a grabar en Chile con una producción de primer nivel, en lo que entonces eran los estudios de "Rojo", de TVN. Asimismo, la música cobró un protagonismo crucial.

Desde sus comienzos en la salsa y el merengue, la disciplina comenzó a absorber nuevos ritmos latinos, como el reggaetón y la bachata, para sus rutinas de baile. "Los artistas vieron el potencial que tenía Zumba y comenzaron a asociarse con la marca. Se trataba de una nueva plataforma para promocionar su música, con una red de miles de instructores y millones de alumnos que utilizarían sus canciones en cada clase, en todo el mundo", explica Borlando. En los últimos años, estrellas como Daddy Yankee, Don Omar y Pitbull, y otras sudamericanas, como la colombiana Mara y el chileno Dj Méndez, publicaron canciones hechas especialmente para ser usadas en las clases de Zumba. "Es como una estación de radio en vivo que promociona tus canciones en todo el mundo", dijo Pitbull en una entrevista. De hecho, la revista Billboard ha destacado su potencial en la difusión de artistas, al punto de que ya ha habido crossovers con la música radial: el tema "Zumba", de Daddy Yankee, por ejemplo, suena con éxito en radios juveniles y fiestas comerciales en Chile.

20 millones de personas practican Zumba en el mundo. En Chile son 400 mil.

Publicado en: 
El Mercurio