Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

09 de Septiembre de 2015

Temática

Foto: Cristián Duarte, El Mercurio
Foto: Cristián Duarte, El Mercurio

La preocupación de los investigadores está centrada en encontrar las mejores formas de evitar que los jóvenes se inicien en este hábito. El cigarrillo electrónico no ayudaría en este sentido. 

Hoy la batalla entre la ciencia y la industria del cigarrillo se ha centrado en los adolescentes y jóvenes, quienes serían el grupo esencial para la sobrevivencia de este negocio. Si ellos empiezan a fumar, la adicción creada asegura un consumidor para toda la vida.

Por esto, las investigaciones hoy se están centrando en prevenir el consumo de tabaco en este segmento etario.

Un ejemplo de ello es el estudio que hizo la Universidad de California en San Francisco (UCSF), en que analizó desde 1997 los hábitos de fumar de 4 mil jóvenes de entre 12 y 18 años, de todo Estados Unidos. Ellos fueron seguidos durante 11 años, período en que las leyes antitabaco se fueron haciendo más comunes y abarcadoras en el país.

Los investigadores encontraron que cuando existe un ciento por ciento de ambientes libres de humo de tabaco, las posibilidades de empezar a fumar se redujeron en un 33%, y el número de nuevos fumadores cae bruscamente con el paso del tiempo. Ambos efectos impactan en quienes no fuman, ya que los protege de las toxinas del humo de segunda mano. Estas medidas han permitido a EE.UU. tener solo un 15% de fumadores en su población adulta.

"Las leyes que establecen lugares de trabajo libres de humo son las que tienen un efecto más potente en evitar que la persona empiece a fumar, similar a que se aumenten los impuestos en US$ 1,57", dice el doctor Stanton Glantz, profesor de medicina de la UCSF y uno de los autores del estudio. Se estima que cada 10 centavos de dólar de aumento en los impuestos, se reducen en 3% las posibilidades de empezar a fumar.

Versión electrónica

Otro estudio de la U. de Pittsburgh con 694 participantes de 16 a 26 años de edad demuestra que el uso del cigarrillo electrónico en los jóvenes es el paso previo a empezar a fumar los tradicionales. De quienes usaban la versión electrónica, el 68,9% pasó al cigarrillo clásico, mientras que entre quienes no fumaban, solo un 18,9% empezó a fumar tabaco. Aunque los autores reconocen que "el estudio es pequeño", creen que es necesario seguir con la vigilancia sobre el cigarrillo electrónico.

Ambos trabajos se publicaron en la revista JAMA Pediatrics.

"La neurociencia nos dice que el cerebro del adolescente está en desarrollo y tiene un riesgo mucho mayor de generar adicciones", señala el doctor Matías Irarrázaval, psiquiatra infanto-juvenil de Clínica Las Condes.

Según explica, antes se pensaba que fumar o no hacerlo era una decisión individual, pero con el tiempo la evidencia mostró que esto tenía un fuerte componente social.

"Por eso los espacios libres de humo tienen tanta importancia en disminuir el riesgo de que los adolescentes se vuelvan adictos", agrega este especialista.

En el caso del cigarrillo electrónico, si bien puede servir para que un fumador reduzca su dependencia, en un joven que no fuma funciona como puerta de entrada a la adicción. "Este objeto electrónico tiene fácil entrada en los jóvenes, que lo ven como un 'cigarrillo inteligente' y por eso lo promueve tanto la industria del tabaco", dice Irarrázaval.

Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina