Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

24 de Enero de 2017

Temática

Bajo licencia creative Commons / www.ntn24.com / Autor: RelaxingMusic
Bajo licencia creative Commons / www.ntn24.com / Autor: RelaxingMusic

Un tercio de la población mundial padece algún grado de insomnio, y otro tanto no siempre duerme como corresponde. Una realidad en la cual factores como el estrés, la contaminación lumínica y el creciente uso de dispositivos electrónicos juegan en contra de conciliar un sueño de buena calidad.

Preocupados de este punto, un panel de expertos reunido por la Fundación Nacional del Sueño (FNS) de Estados Unidos acaba de publicar una revisión de estudios, con el objetivo de establecer un consenso sobre qué se entiende por un dormir óptimo y saludable.

"En el pasado habíamos definido el sueño a partir de sus aspectos negativos, lo que ha sido útil para la identificación de patologías subyacentes. Pero esa no es toda la historia; con esta iniciativa, estamos ahora en un mejor camino para definir la salud del sueño", dice a "El Mercurio" el doctor Maurice Ohayon, director del Centro de Investigación de Epidemiología del Sueño de la Universidad de Stanford.

Ohayon fue uno de los especialistas que participó en el análisis, que aparece publicado en la revista Sleep Health, y que cuenta con el respaldo de diferentes sociedades y organizaciones científicas.

Aspectos clave

Uno de los aspectos determinantes es "la eficiencia del sueño", como precisa el doctor Leonardo Serra, neurólogo del Centro del Sueño de Clínica Alemana y académico de la U. del Desarrollo. "Desde el momento en que se apaga la luz, la persona debería dormir el 85% del tiempo que pasa en la cama, hasta que se levanta", comenta.

En términos de duración, las horas diarias de sueño recomendado varían según la edad: en adolescentes el rango es de 7 a 11 horas; en jóvenes y adultos, de 6 a 11, y en mayores de 65 años, de 5 a 9 horas.

Otro aspecto importante es la llamada "latencia del sueño", es decir, el período que transcurre entre que la persona se acuesta y se queda dormida. Lo óptimo es dormirse en 30 minutos o menos. "Pero no en menos de 15 o 10 minutos", precisa Serra. Tampoco es apropiado tardarse más de 45 minutos o una hora. En ambos casos, significa que el sueño no es de calidad y hay algún problema detrás, como agrega el doctor Max Hirshkowitz, presidente de la junta directiva de la FNS.

"Un reciente informe reveló que hasta el 27% de la gente tarda más de 30 minutos en quedarse dormido, y eso no es bueno", precisa.

Si bien lo ideal es tener un sueño continuo, es normal despertar solo una vez durante la noche. "Entre los adultos mayores, hasta dos despertares también califican como buena calidad del sueño", dice Ohayon. Más de tres, a cualquier edad, de seguro se asocia a un mal dormir.

Lo habitual es que estos despertares duren en promedio cinco minutos, pero se considera normal despertar por hasta 20 minutos, antes de continuar durmiendo.

Los expertos sugieren tomar estos datos como una referencia: si en términos personales no se cumple con uno o más de estos factores, significa que el sueño no es de calidad. "Es un indicador de que hay que evaluar el tema y buscar una solución", dice Serra.

Ohayon agrega que no hay que olvidar "la naturaleza multidimensional y la complejidad de los factores que influyen en una buena calidad del sueño". Evaluarlos, agrega, ayuda a conseguir un buen dormir y a evitar una serie de consecuencias para la salud.

La siesta no es para todos

Según el informe de la Fundación Nacional del Sueño de EE.UU., las siestas pueden ser reparadoras, pero no son útiles para todos.

Entre los niños en edad escolar y los adultos jóvenes, no tomar siestas es un indicador de una buena calidad del sueño. Pero una siesta corta, de vez en cuando, tampoco es señal de un mal dormir. En todos los grupos de edad, tomar tres o más siestas al día indica que hay problemas y es mejor consultar.

La duración de la siesta, a cualquier edad, no debería sobrepasar los 20 minutos. Cualquier "pestañeada" que dure más de 60 minutos es una señal de una mala calidad del sueño nocturno.

 

Publicado en: 
C. González, El Mercurio