Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

29 de Noviembre de 2016

Temática

Bajo licencia Creative Commons / Bacteria E.coli. NIAID/ www.ntn24.com
Bajo licencia Creative Commons / Bacteria E.coli. NIAID/ www.ntn24.com

La genética que un individuo trae y los gérmenes que le aporta su madre al momento del parto marcan el inicio de lo que será su sistema inmune.

Así lo concluyó una investigación del laboratorio de Berkeley, realizada en ratones, que se publicó ayer en "Nature Microbiology". En el trabajo se vio que los genes que influyen en esto son muy similares a los que tienen las personas y que están ligados al desarrollo de enfermedades como artritis, enfermedad de Crohn, cáncer de colon, enfermedad celíaca y diabetes. Todas estas patologías se producen cuando las defensas se alteran y terminan atacando al propio organismo que deberían defender.

En el experimento se vio que la bacteria más gravitante para tener buenas defensas es la llamada Lactobacillales, "de la misma familia que encontramos en los yogures y que se usa como probióticos", afirma el biólogo Antoine Snijders, uno de los autores del trabajo. La presencia de este microbio mejora los niveles de linfocitos T, células que son esenciales para combatir las infecciones.

Los científicos trabajaron con 30 cepas de roedores para reflejar la variedad genética de la población humana. En ellos se vio que cada cepa tenía combinaciones específicas de bacterias en sus intestinos, según los genes del ratón, pero también según los gérmenes maternos que reciben al nacer. "Esta primera dosis de microbios que reciben de la madre, ejerce una fuerte influencia de por vida", afirma el doctor Jian-Hua Mao, genetista y coautor de la investigación. El equipo ahora estudia la influencia que podría tener la dieta para modificar las bacterias y mejorar las defensas de las personas.

Publicado en: 
El Mercurio