Publicado el

05 de Septiembre de 2016

Temática

Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.lasrecetasdemarlis.blogspot.cl
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.lasrecetasdemarlis.blogspot.cl

En Chile, el 50% de la superficie posee un clima árido o semiárido, por lo que son muy pocos los cultivos de frutas y verduras que se pueden realizar en estas condiciones.

Una de las plantas que se adaptan fácilmente a estas condiciones climáticas adversas es la tuna o nopal, por lo que la profesora Carmen Sáenz, química farmacéutica de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, elaboró un proyecto que busca incentivar la producción de tunas y la utilización de toda la planta como un nuevo alimento en zonas del norte y centro del país.

Hace un año se inició un plan piloto que ya da frutos. En el Valle de Codpa, Región de Arica y Parinacota, el equipo liderado por Sáenz entregó a los lugareños distintas variedades de nopales. Se capacitó a un grupo de 15 pequeños agricultores de la zona, para que aprendieran a cultivarlos en una zona que cuenta con tres horas de luz eléctrica diarias y en donde el agua es escasa.

A comienzos de este año y para hacer más atractivo el consumo de la planta, que es muy bajo en Chile, Sáenz junto al profesor Nicolás Franck, de la misma facultad, también los capacitaron para hacer con las tunas distintos productos.

Por ejemplo, se procesaron las paletas nuevas de la planta, denominados "nopalitos", y con ellos hicieron conservas y prepararon mermelada. "Los nopalitos también pueden ser consumidos como acompañamiento, como los porotos verdes. En México, se venden como las espinacas o las acelgas en las ferias. Podríamos tener una nueva verdura en Chile y un aporte distinto en la dieta, que es necesario y saludable", dice Carmen Sáenz, profesora a cargo del proyecto.

También aprendieron a preparar masticables con los distintos frutos de colores que los académicos trajeron desde México para insertarlos en el Valle de Codpa.

Las tunas tienen importantes nutrientes, que podrían ser incorporados a la dieta a través de estos productos. "Contiene gran cantidad de vitamina A y C, además, actúa como antioxidante y tiene un alto contenido de fibra, que evita el estreñimiento. Consumida en su justa medida, puede ser usada en colaciones y en postres", dice Ana Palacio, nutricionista de la Red de Salud UC Christus.

El equipo de la Universidad de Chile espera replicar el modelo en otras ciudades del país. "Estamos esperando obtener recursos para llevar el proyecto a los agricultores de Tiltil, los mayores productores de tunas de Chile, y también a la gente de la Cuarta Región", dice Sáenz.

Publicado en: 
El Mercurio por Jorge Jiménez Ilabaca