Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

17 de Septiembre de 2016

Temática

Por estos días de Fiestas Patrias, se encuentran hasta por debajo de las piedras los consejos sobre cómo alimentarse racionalmente en tiempos de abundancia de comida, bebida y ánimo de ingerirlas. Que acompañar el trozo de carne nada más que con ensalada, consumir solo media empanada, evitar el "terremoto" o beber apenas una copa de vino durante el almuerzo.

Pero vamos, a quién queremos engañar. Pretender algo así es no conocer ni un poco al chileno medio, que desde anoche y hasta el domingo simplemente va a comer y beber hasta decir basta. Serán tres días de asado, partiendo al almuerzo y terminando cuando se acabe el aguante, y el menú incluirá grandes cantidades de empanadas, carne, vino, "terremoto" y quizá hasta algo más fuerte. Varios, incluso, se animarán incluso a hacer la combinación que horroriza a los nutricionistas: Choripán con mayonesa.

Así por tres días, hasta la noche, sin parar. La consecuencia será la lógica: Según los especialistas, los más radicales podrían subir entre tres y cuatro kilos, además de andar "deshidratados, más cansados, con más sueño, durmiendo mal en las noches, con dolores de cabeza, y problemas en el tránsito intestinal, porque con el exceso de carnes rojas te puedes constipar. También, al haber comido mucho en tres días, llegas más ansioso a la semana", cuenta la nutricionista de Clínica Terré Luciana Matus.

Junto con ello, la académica de la Universidad Mayor María José Jara asegura que pueden verse aumentados "el colesterol, la glicemia, los triglicéridos, y, en general, todos los parámetros", aunque "no es que por un fin de semana de excesos te vaya a dar hipertensión o un infarto, si es que no hay otros factores de riesgo".

Todas consecuencias que un verdadero militante de la causa dieciochera asume de manera hidalga y sin quejas, como el precio a pagar por una temporada intensiva de carne y alcohol. Claro que no por verlas llegar vamos a renunciar a combatirlas. ¿Hay algo que realmente se pueda hacer a partir del martes 20 para "ponerse a punto"? Las versiones son encontradas.

Volver a ser normal

"No hay recetas mágicas", asegura el académico de la Escuela de Nutrición de la Universidad Católica Cristián Hermosilla, mientras María José Jara afirma que "los días de desintoxicación no tienen ni un efecto, no van a contrarrestar todo el daño que ya le hiciste a tu sistema intestinal".

Por esto, ambos coinciden en que la única posibilidad es volver a una rutina normal y saludable, entendiendo por ello la inclusión de una amplia gama de alimentos en el menú diario, con tres porciones de frutas y dos de verduras, otras tres de lácteos, dos a tres litros de agua, evitar la ingesta de grasas, preferir las carnes blancas y retomar el ejercicio, ya que "está comprobado que la alimentación por sí sola no es capaz de dar todos los beneficios que uno espera", dice Hermosilla.

Sin embargo, Luciana Matus cree que sí se puede promover una desintoxicación en el organismo, y de hecho ese proceso forma parte de un programa que lidera en la clínica donde se desempeña. Allí, por cierto, es bastante más largo y complejo, pero de todos modos recomienda algunos de sus principios a los mártires del 18, para la semana que se avecina.

"Primero, para empezar a desintoxicarnos debemos tomar harto líquido, mínimo dos y, ojalá, tres litros, ojalá agua purificada o té verde, porque ayuda al metabolismo y es más antioxidante", consigna al comenzar.

"Hazte un batido solo con verduras verdes, que aporta fibra, ayuda a estar mucho más liviano, evita la retención de líquido, la ansiedad, produce saciedad y tiene vitaminas y minerales. Puedes tomarlo a destajo a lo largo del día, pero por ningún motivo en reemplazo de una comida", agrega.

Para hacerlo, simplemente se pone en la licuadora un poco de agua (ojalá purificada) más verduras como espinaca, acelga, pepino o apio, a las que se puede agregar endulzante y complementos como menta, albahaca y jengibre.

Junto con ello, recomienda ingerir algo cada tres horas, evitar las carnes rojas, las preparaciones en aceite, los alimentos ricos en azúcar, sal y grasas, el café, las gaseosas y los jugos envasados.

Respecto de las legumbres, que por esa semana mejor estén pasadas por cedazo, y máximo tres cuartos de taza como porción. Menos control, en tanto, hay con las verduras verdes, que deberían estar presentes en almuerzo y cena, acompañadas de carne blanca a la plancha y un carbohidrato integral (solamente al almuerzo).

Sobre alimentos con buena reputación desintoxicante, Hermosilla cuenta que en forma reciente se publicaron nuevos estudios "y la verdad es que no hay nada concluyente". Sin embargo, Matus, de todas maneras, pone algunas fichas en la piña, ya que "tiene harta fibra y es superdiurética. Yo recomiendo mínimo dos frutas al día y máximo tres, por el azúcar, pero con la piña puedes hervir 10 minutos la cáscara y hacerte una infusión, que es muy buena para la desintoxicación, ayuda mucho a evitar la retención de líquido".

Con eso probablemente no se pierdan todos los kilos ganados este 18, pero al menos se devolverá el tono normal al organismo, dejándolo listo por si otra farra se avecinase en esta primavera que comienza.

Según los especialistas, quienes más coman y beban alcohol podrían subir entre tres y cuatro kilos, además de andar deshidratados, más cansados, con más sueño y con problemas en el tránsito intestinal.

Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.noticias24panama.com
Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Cerda