Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

25 de Septiembre de 2016

Temática

Foto: Chile Vive Sano
Foto: Chile Vive Sano

Describir en tres minutos un obstáculo en áreas tan diversas como salud, energía, medio ambiente o alimentación y presentar un proyecto para derribar ese muro es el desafío que enfrentaron el jueves los 13 finalistas de la primera versión chilena del concurso internacional Falling Walls Lab.

El teatro del Parque Cultural de Valparaíso fue el escenario en el que los jóvenes lanzaron ideas, como un detergente para eliminar trazas de gluten en líneas de producción de alimentos, un software libre para entrenar a especialistas en radioterapia, un sistema que reduce en 25% el uso de combustible en los autos, una impresora 3D doméstica, e incluso un modelo matemático para detectar vida alienígena.

El evento, organizado por la Fundación Ciencia Joven, el Centro Interdisciplinario de Neurociencias de la U. de Valparaíso (CINV) y el Servicio Alemán de Intercambio Académico, DAAD, replicó en pequeña escala el ejercicio que el próximo 8 de noviembre realizarán en Berlín 100 jóvenes innovadores de todo el mundo durante la Conferencia Falling Walls. Este evento de tres días -que se realiza desde 2009, coincidiendo con la fecha de la caída del Muro- reúne a destacados investigadores de todo el mundo que presentan los avances que están realizando en ciencia e innovación social.

Rescatando comida

Luego de una larga deliberación, vino el veredicto del jurado nacional, integrado por los premios nacionales Ramón Latorre, director del CINV, y Cecilia Hidalgo, vicepresidenta de la Academia de Ciencias, junto a Arpe Caspary, director de DAAD en Chile, y Óscar Contreras, director ejecutivo de la Fundación Ciencia Joven.

El proyecto que representará a Chile es Justo Verde, de Isadora Schmidt (23 años), estudiante de Diseño Cross Media de la U. Gabriela Mistral. Se trata de un sistema de logística para supermercados que busca reducir el desperdicio o merma de frutas y verduras.

"Hay un error en el sistema si un tercio de los alimentos en el mundo se están botando. En Chile, 1,5 millones de toneladas anuales van a la basura cuando aún pueden ser consumidos", sentencia Isadora.

Parte importante de esa comida son frutas y verduras que los supermercados eliminan porque no están tan bonitas o frescas. Ahí es donde entra Justo Verde, propuesta desarrollada junto a su compañero Lucas Sahli, que consiste en disponer los vegetales en góndolas de acuerdo a la proximidad de su vencimiento, asignándoles precios más baratos a los que están más cerca de esa fecha.

Además, para reducir la manipulación de frutas y verduras, que causa machucones y daños que aceleran su descomposición, diseñaron dispensadores con un ángulo de inclinación y una cubierta protectora que permite que solo al sacar las frutas o verduras elegidas se repongan otras hasta entonces inaccesibles.

Isadora estima que reduciendo la merma en 30% con su sistema, cada sucursal de un supermercado ahorraría $11 millones anuales. "Y los clientes amplían su espectro de compra, pero sobre todo se beneficia el medio ambiente, al reducir el desperdicio de alimentos".

El segundo lugar del concurso lo obtuvo Ignacio Abarca, con DART, un sistema automatizado para la detección precoz de ceguera en pacientes diabéticos en la atención primaria. Y el tercero fue para Amanda Céspedes, por el test GT2K, para que los diabéticos monitoreen su glicemia a través de la saliva en vez de pincharse para sacar sangre.

Cecilia Hidalgo confiesa que quedó "extremadamente sorprendida" por la capacidad creativa de los participantes. "Todos los proyectos son para mejorar las condiciones de vida del ser humano. Es muy bonito que nuestros jóvenes estén en esta búsqueda de hacer un mundo mejor y más acogedor".

Publicado en: 
El Mercurio por Paula Leighton