Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

15 de Enero de 2016

Temática

Foto: Gentileza Alejandra Vidal / El Mercurio
Foto: Gentileza Alejandra Vidal / El Mercurio

Se pueden hacer en la oficina, previo a una reunión; durante un vuelo de negocios, en la soledad de una habitación de hotel, o mientras el auto está detenido en un taco camino al trabajo. En cada uno de esos lugares, basta destinar cinco minutos a unos sencillos ejercicios de estiramiento y relajación para liberar el cuerpo de tensiones, serenar la mente y recargar energías.

Conscientes de estos beneficios, diversas empresas extranjeras, como Google, Roche o Ikea, han incorporado clases de yoga a sus empleados, como una forma de frenar el estrés laboral y mejorar las relaciones y la productividad.

Inspirada en esta realidad y en su propia experiencia como instructora de yoga a nivel corporativo, la española Alejandra Vidal escribió el libro "Yoga para ejecutivos" (Edit. Profit), que acaba de publicarse en Chile. Allí ofrece una serie de 40 posturas de yoga, 10 secuencias de ejercicios y cinco rutinas de estiramiento, adaptadas a la jornada laboral.

Se trata de ejercicios de meditación y visualización que dan tranquilidad y mejoran la autoestima y la seguridad en sí mismo, lo que permite "fijarse objetivos concretos, como la gestión del estrés, alcanzar metas o la resolución de conflictos al interior de equipos de trabajo", cuenta al teléfono desde Barcelona.

Además, ofrece una respuesta física importante: se libera la tensión, mejora la postura y hay mayor conciencia de los hábitos corporales.

"Las empresas y los trabajadores necesitan este tipo de herramientas como una forma de facilitar la rutina diaria y lograr un mejor rendimiento", agrega.

Periodista de profesión, Alejandra Vidal nació en España, pero tiene sangre chilena: sus padres fueron exiliados y se radicaron en Madrid, incluyendo a su abuela, actriz y profesora de yoga, a través de quien se aproximó a esta disciplina. Tras algunos años dedicada a cargos de alta responsabilidad, decidió dar un cambio a su vida, y se fue a formar como instructora de yoga a la India.

"Llegó un momento en que tenía una carga tremenda de trabajo y responsabilidades. Entonces usé el yoga como herramienta para aliviarme y definir quién soy. Al volver a España decidí ofrecer esa experiencia a ejecutivos, directivos y empleados".

Así, hace seis años creó una empresa de yoga corporativo (www.corporate-yoga.es), a partir de cuyas experiencias y testimonios armó el libro. "El beneficio no solo es laboral, sino también en diferentes ámbitos".

Publicado en: 
El Mercurio por C. González