Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

09 de Febrero de 2017
 Bajo licencia Creative Commons / www.commons.wikimedia.org
Bajo licencia Creative Commons / www.commons.wikimedia.org

En el Imperio Inca se la conoció como la "madre de todos los granos", por su gran riqueza nutricional y su capacidad de crecer hasta a 4.000 metros sobre el nivel del mar, donde el oxígeno es muy escaso. Y si bien los pueblos precolombinos domesticaron la quínoa hace unos 7.000 años, la llegada de los españoles a América y su falta de aprecio por ella hizo que pasara al olvido culinario.

Pero desde hace unos años, este grano, que ha sido calificado por los expertos como un superalimento, está de vuelta. Debido a esto, la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) la distinguió declarando el 2013 como su Año Internacional. Esto, porque Naciones Unidas considera a este cultivo como el alimento del futuro, que permitirá contar con una dieta saludable a la creciente población mundial.

En medio de este entusiasmo, 33 investigadores de varios países realizaron un estudio que obtuvo información detallada del genoma de la quínoa, lo que permitirá mejorar la calidad y el rendimiento de este cultivo. Por su relevancia, este trabajo será la portada de la revista Nature que aparecerá el próximo 16 de febrero.

Libre de gluten

"La clave de este alimento es que es altamente nutritivo, con un alto contenido de proteínas y un muy buen balance de aminoácidos, algo que es inusual en otros granos", dice a "El Mercurio" el investigador que coordinó el estudio, Mark Tester, profesor de la División de Ciencia e Ingeniería Biológica y Ambiental de la Universidad Rey Abdullah, de Arabia Saudita.

Asimismo, este alimento no contiene gluten y es rico en vitaminas y minerales. Además, tolera muy bien los suelos salinos, lo que permite obtener buenos cultivos incluso cuando parte del riego se hace con agua salada, según Tester.

"Las propiedades de la quínoa son un gran aporte a la solución de los problemas de nutrición que existen en los países, y sus posibilidades de cultivo le permiten adaptarse bien al cambio climático", dice Tania Santivañez, oficial de la FAO y quien fue la coordinadora global del Año Internacional de este alimento en 2013.

Otra ventaja es que al ser un cultivo de la agricultura familiar, por lo general, es orgánico. Gracias a esto, su presencia se ha extendido más allá de sus países de origen, que son Perú, Bolivia y Chile. Ahora está en cerca de 90 países, como Egipto, Pakistán, Malawi y Arabia Saudita.

Cuando se ha intentado industrializar este cultivo, se ha visto afectado por plagas que obligan a usar químicos para combatirlas, lo que daña su riqueza nutricional, según Santivañez.

"Es muy probable que la gran problemática mundial en los próximos 20 años sea alimentar al mundo, y cada vez quedan menos terrenos cultivables, mientras la población mundial aumenta. En ese escenario, la quínoa es una excelente oportunidad para nosotros, ya que tenemos más de 50 'razas' de quínoa chilena que han conquistado diferentes hábitat, como el altiplano, la costa y los valles", dice el doctor Rodrigo Álvarez, bioquímico del Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (Ceaza), de la Región de Coquimbo.

Este especialista tiene la impresión de que en Chile el consumo va en aumento, "principalmente, porque el consumidor hoy se preocupa más de lo que compra, y tiende a comer más sano y mejor. Y allí de nuevo aparece la quínoa como una excelente alternativa".

Ahora, los científicos se han propuesto reunir toda la información genética de unos 400 tipos de quínoa, con el fin de optimizar este alimento considerado esencial para la seguridad alimentaria mundial.

Publicado en: 
Sebastián Urbina, El Mercurio