Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

21 de Enero de 2016

Temática

Foto: Sebastián Cisternas / El Mercurio
Foto: Sebastián Cisternas / El Mercurio

"Cuando llegué a la cárcel nunca pensé que iba a hacer algo productivo, ni menos un trabajo que aprendí de chico, a los 8 años, cuando recorría los campos ayudando a mi padre a sembrar, a preparar terrenos y a cosechar". Es la reflexión de Ramiro Castillo Muñoz (50), recluido en el penal de la soleada Petorca, al norte de la Quinta Región.

Castillo, que ha cumplido dos años y dos meses de sus 5 años de condena por homicidio, es el encargado del huerto que junto al sargento primero de Gendarmería Alex Sanhueza crearon hace tres meses y que hoy, con el apoyo de internos y funcionarios, les permite cosechar sus propias hortalizas y diversificar la alimentación de 65 reclusos. La iniciativa es la primera en su tipo que se concreta en un recinto penal cerrado.

La cárcel está emplazada en un terreno de 2.268 metros cuadrados, en el centro de Petorca, zona de 10 mil habitantes dedicados a la actividad agrícola y minera. El patio del penal es pequeño y da espacio a una multicancha donde los internos juegan baby fútbol. Pero el sargento Sanhueza, que llegó el año pasado desde La Ligua, reparó en la franja de terreno destinada a línea de fuego, que es el espacio entre el edificio y el muro perimetral, donde ningún reo puede cruzar y hay vigilancia permanente desde una torre.

"Aquí la población penal es tranquila y pensé que ese pedazo de patio podría tener más utilidad. Comenzamos a probar con pequeños cultivos de cilantro y tuvimos buenos resultados. Entonces sembramos otras hortalizas. Hoy tenemos unos 12 productos que hemos comenzado a cosechar", relata.

"Partí con el sargento y luego se sumaron otros dos internos. Tenemos tomates, cebollines, pepinos, zapallos italianos, habas, ajíes, porotos, morrones, papas y albahaca. Hemos cosechado nuestros primores y en febrero esperamos nuestras primeras sandías y melones", dice Castillo, quien en las mañanas riega, desmaleza y cosecha.

Arnoldo Delgado y Guillermo Cortés son los otros internos que participan del proyecto. Ninguno había realizado actividades agrícolas, pero han aprendido las técnicas del cultivo al igual que el sargento Sanhueza y otros funcionarios.

El jefe subrogante del penal, suboficial Félix Hernández, indica que la explotación de una huerta no es posible en cualquier penal y menos en la línea de fuego, "pero aquí la población es de bajo compromiso delictual y existe una excelente relación entre funcionarios e internos".

Granja en Putaendo

Hoy se encuentra en etapa de análisis el proyecto de Centro de Educación y Trabajo Autosustentable que se podría ejecutar durante el presente año en la unidad de Putaendo.

La idea contempla la creación de una granja agrícola que permita abastecer el centro con alimentos orgánicos y generar plantas ornamentales, compost y humus. Los internos que participen de este proyecto accederían a cursos de oficios ambientales. Por ejemplo: agricultor urbano, productor de biofertilizantes, instalador de colectores solares o bioconstructor.

Para ejecutar cursos en la misma unidad se implementarían módulos de vivero, huerto, compostaje, lombricultura y huerto vertical hidropónico.

También se proyecta mantener un vivero con flora nativa. Esto, gracias al convenio que se firmará entre Gendarmería y Conaf. Esta corporación además realizará una capacitación en flora nativa a los reclusos que formen parte del proyecto.

El director nacional de Gendarmería, Tulio Arce, dijo que "el CET de Putaendo está demostrando que la reinserción de las personas privadas de libertad es posible. Ya sea a través de procesos como la vinculación con la Viña San Esteban y la Universidad de Aconcagua, colocando laboralmente a internos debidamente certificados en el manejo de viñedos o, bien, con iniciativas como el huerto con que espera contar esa unidad".

FUTURO

Algunos de los internos esperan reinsertarse en el mundo agrícola al terminar su condena.

Publicado en: 
El Mercurio por Audénico Barría