Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

04 de Septiembre de 2016

Temática

Infografía: El Mercurio
Infografía: El Mercurio

Desde los cuatro años de edad, todos los chilenos que se someten al Examen de Medicina Preventiva -un conjunto de pruebas gratuitas y voluntarias que están garantizadas en el plan AUGE, tanto para los beneficiarios de isapre como de Fonasa- pueden conocer su estado nutricional y saber si sufren de sobrepeso u obesidad.

Los datos a marzo de este año de la Subsecretaría de Salud Pública muestran que de los 352 mil 831 adultos que se han sometido al examen en consultorios, en 110 mil 360 casos se pesquisó obesidad, es decir, el Índice de Masa Corporal de los pacientes ya superó 30, pasando al estadio posterior al sobrepeso, el más riesgoso para la salud.

De esa forma, a nivel nacional, el 31% de los examinados muestra obesidad. Eso sí, hay comunas que están muy por sobre ese promedio del país, como ocurre en Concepción (donde el 93% de quienes se sometieron al examen son obesos), Valdivia (57%) e Iquique (46%), entre otras (ver infografía).

El objetivo de la prueba es detectar si los pacientes sufren enfermedades asociadas a la malnutrición por exceso, que puedan ser tratadas en etapas tempranas, como diabetes o hipertensión arterial.

La falta de programas y de horas

Pero el ex ministro de Salud Jaime Mañalich sostiene que los exámenes de medicina preventiva "hacen sentido cuando tienes una solución, una respuesta que ofrecer (...). Para obesidad en particular no hay ningún programa en esquema de salud pública que permita ofrecerles a los pacientes consejos, dieta o cirugía; no está garantizado".

El también académico de la U. de los Andes cree que en ese contexto, "saber si se es obeso o no es prácticamente indiferente, porque no tenemos nada que ofrecerle. Desde un punto de vista ético y de eficiencia, estas búsquedas ( screening ) de enfermedades deben hacerse solo con aquellas que se pueden tratar".

En la misma línea, el presidente del Colegio de Nutricionistas, Samuel Durán, advierte que "en los consultorios hay nutricionistas, pero nos llegan pacientes derivados cuando ya han desarrollado otras enfermedades y su estado de salud se agrava. Una persona que quiere controlarse, educarse para saber cómo comer y mejorar su dieta para mantenerse saludable, no puede pedir una hora, no se la van a dar".

De esa forma, dice, "alcanzar a revertir el sobrepeso es muy poco probable. A la persona se le va a mirar la dieta cuando ya sea obeso y haya desarrollado otras enfermedades crónicas que no se puedan curar".

Pero desde la Subsecretaría de Salud Pública replican que existen opciones. Gloria Ramírez, asesora de la División de Prevención y Control de Enfermedades, asegura que la iniciativa "Vida Sana" (ex "Elige Vivir Sano") incluye "intervenciones en los hábitos alimenticios y en la condición física de las personas, para prevenir enfermedades como la Diabetes Tipo 2 e hipertensión arterial en grupos de mayor riesgo".

Según la médico, "para ser parte del programa, las personas pueden ser derivadas por cualquier profesional del equipo de salud que determine que cumple con los criterios de ingreso".

Diferencias comunales

Los datos de pesquisa de obesidad muestran que en la capital, las comunas donde hay un mayor porcentaje de personas con diagnóstico de obesidad están principalmente en los sectores sur y poniente (ver mapa). Por el contrario, los municipios con menos personas obesas se concentran en el oriente.

El presidente de los nutricionistas explica que "la obesidad se concentra en sectores con menores niveles educativos y económicos, donde hay menos recursos para comprar alimentos saludables, pero también donde hay menos información de cómo debería alimentarse".

PRUEBAS
El objetivo es detectar si el paciente sufre enfermedades por mala nutrición.

Publicado en: 
El Mercurio por René Olivares y Nadie Cabello