Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

21 de Septiembre de 2015

Temática

El Mercurio A.P.
El Mercurio A.P.

Durante los últimos 20 años, la frecuencia de mujeres que presentan diabetes por primera vez en su vida durante el embarazo ha ido en aumento.

Esta condición, conocida como diabetes gestacional, afecta a un 11,2% de las latinoamericanas que van a tener un hijo, comparado con el 5,8% de las europeas, continente que tiene el registro más bajo del mundo.

Los estudios en Chile estiman que el 14% de las embarazadas tiene este problema.

El riesgo de presentar esta afección aumenta con el sobrepeso y la obesidad -que se ve cada vez más en las mujeres antes de embarazarse-, y también con el paso de los años, debido a la postergación de la maternidad.

Lo habitual es que este cuadro se detecte en la semana 26 del embarazo, en mujeres que nunca antes habían tenido problemas con su azúcar en la sangre. Pero intervenir en ese momento no es de gran utilidad, según explica la doctora Cuilin Zhang, epidemióloga de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, quien expuso sobre el tema en el Congreso Europeo de Diabetes que se realiza en Suecia.

Cuatro medidas

Por eso sería más eficiente que las futuras madres se preparen antes de embarazarse. Y hay cuatro medidas muy útiles que son "hacer 30 minutos diarios de ejercicio, no fumar, tener un peso normal y comer de manera saludable", según explica la especialista.

Con ellas se reduce a la mitad el número de casos de este tipo de diabetes.

"Habitualmente, las medidas preventivas se toman en el segundo o tercer trimestre del embarazo, lo que ya es tarde", agrega la doctora Zhang.

La importancia de evitar esta condición es, en el corto plazo, que se protege a la madre de que le suba la presión en el embarazo y de que se vea obligada a tener una cesárea. Esto último se debe a que el niño engorda mucho y luego tiene problemas para que sus hombros pasen por el canal del parto, lo que puede derivar en otras complicaciones, como la parálisis cerebral.

Pero esta diabetes también puede tener consecuencias de largo plazo. El 40% de las mujeres que la tuvieron, desarrollan diabetes tipo 2 en los siguientes siete años y presentan con más frecuencia enfermedades cardiovasculares y depresión.

El hijo, en tanto, tendrá trastornos en su metabolismo, mayor riesgo de obesidad e incluso asma.

"Es importante educar a las mujeres para que se embaracen teniendo un peso normal, que no suban muchos kilos durante la gestación y que su dieta sea más baja en carbohidratos", dice la doctora Marja Vääräsmäki, diabetóloga del Hospital de la Universidad de Oulu, en Finlandia, quien también asistió al congreso en Estocolmo.

"Las mujeres hoy pesan en promedio 10 kilos más al momento de embarazarse que hace un par de décadas", explica el doctor Peter Damm, obstetra de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Copenhague, Dinamarca.

Según advirtió en su ponencia, "la diabetes gestacional es el mejor predictor de que alguien va a tener después diabetes tipo 2".

En su opinión, si la mujer ya presentó esta condición es bueno que siga cuidando su peso después del parto, que coma sano y que amamante al niño. Además de seguir controlando su glicemia en forma periódica.

Por eso, la única prevención posible es planificar el embarazo y llegar a él en las mejores condiciones de salud.

 

Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina