Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

12 de Octubre de 2016
Bajo licencia Creative Commons / www.consejonutricion.wordpress.com
Bajo licencia Creative Commons / www.consejonutricion.wordpress.com

La situación de la obesidad infantil en Chile sigue agravándose. Según cifras del Ministerio de Salud, los niños obesos menores de seis años se duplicaron en una década, pasando del 6,3% en 2005, a 12,4% en 2015. Un fenómeno que se repite en el resto de Latinoamérica y en la mayor parte del mundo.

Esta es la razón por la cual la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a los gobiernos que establezcan nuevos impuestos para las bebidas azucaradas, a las que responsabilizó del aumento no solo de la obesidad, sino también de la diabetes y las caries.

Según un estudio que presentó ayer este organismo en el marco del Día Mundial de la Obesidad, aplicar tributos que generen un aumento del 20% en el precio final de las bebidas azucaradas, supondría una reducción equivalente en el consumo de estos productos.

Los datos aportados por la OMS indican que el año pasado había 42 millones de niños menores de cinco años obesos, lo que representa un incremento de 11 millones respecto de 2000.

Entre los mayores de 18 años, el 11% de los hombres y el 15% de las mujeres se consideran obesos.

Paralelamente, la diabetes de tipo 2 se ha multiplicado por cuatro en los últimos treinta años, con 400 millones de adultos con esta enfermedad.

Azúcar añadida

Frenar esta tendencia pasa por reducir el consumo de alimentos con azúcar añadida, pero sobre todo de las bebidas azucaradas, dice la OMS. Esto, porque en estas últimas, el contenido de dulce es mayor y son más populares entre los niños y jóvenes.

Una lata de refresco contiene 40 gramos de azúcar libre, lo que equivale a 10 cucharaditas de té.

"Las bebidas azucaradas son muy fáciles de consumir y se han convertido en un producto muy accesible", explicó el doctor Francesco Branca, jefe del Departamento de Nutrición y Salud en la OMS.

Pese a la gran cantidad de información disponible sobre los efectos perniciosos del consumo excesivo de azúcar, este "no se está reduciendo y en algunas partes del mundo incluso aumenta", agregó.

"Hace un tiempo y como parte de la reforma tributaria, nosotros adoptamos esta política. Ahora en el país las bebidas azucaradas tienen un impuesto de 18%, y para las bebidas que no son de este tipo la carga impositiva bajó de 13% a 10%", explicó el subsecretario de Salud Pública, doctor Jaime Burrows. Esto dejaría al país 2% debajo de la meta de la OMS.

"Cualquier iniciativa que ayude a frenar la obesidad, la diabetes y las enfermedades metabólicas es positiva", dice el doctor Fernando Crovari, cirujano digestivo del Centro de Tratamiento de la Obesidad de la Red de Salud UC Christus.

En su opinión, el consumo exagerado de estas bebidas favorece el desarrollo de la obesidad y la diabetes, algo que han demostrado algunos estudios realizados en México y Canadá. Pero esto no explica totalmente el fenómeno. "Esta es una de las causas, pero no la única. Por esto es necesario educar a la población, para que los padres aprendan también a alimentar bien a sus hijos", añade el doctor Crovari.

Para el doctor Burrows, si bien la educación es importante, las personas están "programadas genéticamente para aprovechar el azúcar, y así poder pasar largos períodos de ayuno. Por esto los niños toman y siguen tomando estas bebidas, porque es un apetito biológico".

Asimismo, esta autoridad no descarta que a futuro el aumento de impuestos pueda extenderse a las "comidas azucaradas".

 
Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina y C. González