Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

11 de Enero de 2017

Temática

Bajo licencia Creative Commons / www.ined21.com
Bajo licencia Creative Commons / www.ined21.com

Evitar el estrés cotidiano es casi imposible, sobre todo en grandes ciudades en donde el ajetreo diario agobia a cualquiera y deja poco tiempo para relajarse. La buena noticia es que mediante pequeños cambios es posible manejar e incluso minimizar sus efectos.

"Aprender a reducir el estrés es una de las habilidades más importantes que puede dominar una persona no solo para su propia salud y felicidad, sino también para el bienestar de quienes están cerca de uno". Así lo aconseja Todd Smith, escritor estadounidense que lleva años dedicado a investigar el tema.

El problema -como advierte a "El Mercurio"- es que mucha gente no sabe cómo hacerlo, y tiende a cometer errores que solo potencian el estrés.

"Se trata de tomar el control de sus pensamientos, sus emociones, su horario, su entorno y la forma de lidiar con los problemas. El objetivo final es una vida equilibrada, con tiempo para el trabajo, las relaciones sociales, la relajación y la diversión", sentencia.

Para facilitar el tema, Smith escribió el libro "Little things matter" (Las pequeñas cosas importan), en el que reúne, como dice su título, una serie de sencillos consejos para mantener a raya el estrés.

Una de las primeras sugerencias es hacer una lista de las cosas que uno reconoce que lo estresan. "Al mirar cada punto, determinar qué se puede hacer para reducir el estrés que le causa", explica.

Por ejemplo, si ver las noticias influye en sus niveles de estrés, deje de hacerlo. Si es una persona o situación, evítela. "Si no puede hacerlo, limite la cantidad de tiempo que pasa con esa persona o busque otras formas de contacto", dice Smith.

Al respecto, el psicólogo clínico Walter Kühne, director de la Unidad de Promoción de la Salud Psicológica de la U. de Santiago, plantea que "evitar es el mecanismo más fácil para el manejo del estrés, pero eso funciona en la medida en que esas personas o tareas no sean importantes. Lo mejor en estos casos es enfrentarlo y buscar una solución en la medida de lo posible".

Una manera de lograrlo es aprender a decir "no" y establecer límites tanto a nivel personal como profesional, para evitar la sobrecarga de trabajo o responsabilidades.

"Esto implica conocerse bien a uno mismo y cuáles son mis capacidades", precisa Kühne, para no tomar más tareas que las que se puedan razonablemente manejar.

Dejar cosas para último minuto es una forma garantizada de aumentar los niveles de estrés. "Comienza a hacer lo que sabes que debes hacer cuando sabes que debes hacerlo", dice Smith.

Dormir, pero sin abusar

Regalarse tiempo para el descanso o actividades que relajan es esencial. Una buena noche de sueño permite descansar mente y cuerpo, pero hay que saber dosificar. Al dormir más de lo habitual, no necesariamente uno termina mejor, dice Jaime Silva, psicólogo de Clínica Alemana y director del doctorado en Ciencias del Desarrollo y Psicopatología de la U. del Desarrollo.

"Muchas veces se confunde estrés con cansancio físico, que no es correcto. Lo que menos funciona contra el estrés y que paradójicamente mucha gente hace es dormir más de lo habitual. El estrés es un agotamiento más mental, y para eso lo ideal es buscar actividades que relajen".

Cualquier tipo de pasatiempo, en especial que ayude a mantener la mente activa, es útil. También realizar ejercicio en forma regular: al menos 30 minutos, tres veces por semana. Aunque sea una caminata, y siempre que sea del agrado de uno. "Hacer deporte por obligación puede estresar más", dice Silva.

Lo importante es hacer cosas que generen una sensación agradable. Eso facilita aprender a "ver situaciones estresantes desde una perspectiva más positiva", agrega Smith. Por ejemplo, en lugar de estresarse en un taco, mirarlo como una oportunidad para ordenar ideas, escuchar la música favorita o practicar técnicas de relajación, agrega Kühne. "Entrenar y practicar en forma habitual técnicas de control de respiración o del tono muscular es un buen antídoto contra el estrés".

Publicado en: 
C. González, El Mercurio