Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

27 de Marzo de 2017
Bajo licencia Creative Commons /www. derechoalasaludentucuman.blogspot.cl
Bajo licencia Creative Commons /www. derechoalasaludentucuman.blogspot.cl

No solo sirven para bajar de peso. Hoy está claro que las intervenciones quirúrgicas como el bypass gástrico y la cirugía en manga, tienen también un efecto importante en cómo funciona el organismo de estos pacientes. En Chile, más de 8 mil personas ya se han hecho una cirugía de este tipo, que afecta positivamente su metabolismo. Gracias a ella, se produce la mejora de una serie de índices, entre los cuales destaca la desaparición de la diabetes -en caso que exista- o un mejor control de ella.

Pero lo más sorprendente es que esta enfermedad no solo se revierte gracias a la baja de peso que se produce. "Hay gente que puede mejorar su diabetes casi inmediatamente después de la operación, en las primeras dos o tres horas, y mucho antes de que pierdan siquiera medio kilo de peso", dice a "El Mercurio" el doctor Philip Schauer, de la Clínica Cleveland, en Estados Unidos.

El destacado especialista vino a Chile invitado al Primer Congreso Nacional de Cirugía Bariátrica y Metabólica, que se realizó en Viña del Mar. Allí presentó un estudio en el que siguió durante cinco años a casi un centenar de pacientes obesos y diabéticos que fueron operados para bajar de peso. "Muchos de ellos, al momento de irse de alta a sus casas, ya no usaban insulina ni medicamentos para controlar los niveles de azúcar en la sangre", explica.

Esto porque la cirugía, al desviar el camino habitual que siguen los alimentos en el sistema digestivo, produce efectos inmediatos sobre algunas hormonas que se producen en el intestino. Gracias a esto, el páncreas vuelve a producir insulina y se normalizan los niveles de glicemia.

El mejor perfil

Para que la operación tenga buenos resultados en el metabolismo de estos pacientes es importante elegirlos bien. "Lo ideal es que tengan no más de 15 a 20 kilos de sobrepeso, que no usen insulina y que tengan menos de 10 años de diagnosticados como diabéticos", dice el doctor Camilo Boza, cirujano bariátrico y jefe del Centro de Nutrición y Enfermedades Metabólicas de Clínica Las Condes. Según explica, "mientras más años han vivido como diabéticos, más dañado tienen el páncreas y más difícil es que este órgano vuelva a funcionar bien".

"No es que los pacientes que no cumplen con este perfil no se beneficien, porque igual en ellos es una ventaja que puedan dejar de usar la insulina y sigan tomando solo una pastilla para controlar su enfermedad", agrega Boza.

Este especialista está realizando un estudio en Chile, el que busca demostrar que en los diabéticos que tienen dañados sus riñones, la operación detiene este deterioro, los riñones mejoran su funcionamiento y se evita tener que recurrir a la diálisis. Algo que se ha visto en ensayos clínicos de otros países.

Y como la diabetes daña los vasos sanguíneos de todo el cuerpo, esta cirugía ayuda a proteger muchos órganos. "También sabemos que estamos protegiendo la retina, así como las arterias del cerebro y el corazón", advierte Boza. Es decir, se trata de una serie de beneficios que permiten un ahorro millonario a los sistemas de salud.

Publicado en: 
Sebastián Urbina, El Mercurio