Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

02 de Diciembre de 2015

Temática

Foto: AP, El Mercurio
Foto: AP, El Mercurio

Por exactos 30 años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sugerido que el porcentaje ideal de cesáreas no debería superar el 10% a 15% del total de partos en un país. Sin embargo, la realidad dista mucho de esa recomendación y las tasas varían de menos de un 1% en naciones subdesarrolladas a más del 50% en otros países, como es el caso de Chile.

Para la OMS, que en abril pasado dio a conocer un informe en el que valida la vigencia de su recomendación, no habría razones médicas o epidemiológicas que justifiquen elevar esos números. Sin embargo, un estudio realizado por investigadores de las universidades de Harvard y Stanford en EE.UU., publicado ayer en el Journal of the American Medical Association (JAMA), sugiere actualizar esa cifra a 19%.

Según los autores del trabajo, en el que se analizó la relación entre las tasas de cesáreas y la mortalidad materna y neonatal en 194 países miembros de la OMS, a medida que el porcentaje de cesáreas se acerca al 19%, las tasas de mortalidad materna y neonatal caen. En cambio, elevar el número de estas cirugías por encima de ese porcentaje no implica ninguna mejora.

"Nuestros hallazgos sugieren que hay muchos países donde no se llevan a cabo suficientes cesáreas, lo que significa que hay falta de acceso a la atención obstétrica de emergencia segura y oportuna, y por el contrario, hay muchos países donde es probable que se hagan más cesáreas de las necesarias para obtener beneficios para la salud", dice el doctor Alex Haynes, investigador principal del estudio.

El doctor Álvaro Insunza, de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología, reconoce que "prácticamente casi ningún país cumple con la recomendación actual y la cifra que sugiere el estudio tiene una dosis mayor de realismo".

Lo anterior se refiere, por ejemplo, a que hoy hay un mayor número de mujeres que se embaraza en condiciones que dificultan un parto natural, como la obesidad o una edad materna mayor a lo habitual. Factores que suelen determinar una cesárea.

"Hay que aceptar que nacer por cesárea es una manera válida y segura, pero siempre que sea ajustada a indicaciones que la hagan necesaria", precisa Insunza.

Por ello, tal como lo plantea una editorial en la misma revista JAMA, el tema esencial es cómo bajar las tasas de cesáreas actuales. De hecho, se trata de la cirugía más frecuente a nivel mundial.

"Tenemos uno de los porcentajes más altos a nivel mundial. En el sistema público andamos cerca del 30 a 40%, pero a nivel privado las tasas pueden llegar a 70 u 80%", advierte el doctor Andrés Pons, jefe del Centro Especializado de Vigilancia Materno Fetal (Cevim) de Clínica Las Condes.

"El objetivo acá es contener el porcentaje de cesáreas, e idealmente disminuirlo. Lo óptimo sería llegar a alrededor del 30% a nivel nacional".

Riesgos asociados

Frenar el número de nuevas cesáreas, sobre todo en primerizas, es un paso esencial. "Hay muchas cesáreas ya hechas y son muy pocos los casos que terminan en un parto vaginal en el siguiente embarazo", dice el doctor Marcelo Farías, gineco obstetra de la U. Católica.

"Una de las condiciones principales para un parto vaginal en esas circunstancias es la voluntad de la madre, pero asumiendo que hay un riesgo de rotura del útero. Frente a eso, la mayoría desiste y se opta por una nueva cesárea".

A nivel nacional existe consenso entre las sociedades médicas para disminuir las tasas. "Se deben hacer normativas y auditorías para establecer criterios bajo los cuales una cesárea es necesaria y no realizarla por razones diferentes a factores de salud", dice el doctor Pons.

Porque si bien en países como Chile suelen realizarse bajo altos parámetros de calidad, se trata de una cirugía no libre de riesgos: por ejemplo, los niños nacidos por cesárea tienen una mayor probabilidad de problemas respiratorios, en tanto que la madre puede desarrollar una infección de la herida de la incisión o el revestimiento del útero, así como un aumento de sangrado, coágulos o lesiones en órganos cercanos; además de complicaciones con los nacimientos posteriores si se intenta un parto vaginal.

Publicado en: 
El Mercurio por C. González