Publicado el

10 de Septiembre de 2015

Temática

Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.fundssociety.com
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.fundssociety.com

Nueva York reforzó su lucha contra el exceso de sal en las comidas al aprobar una legislación que obliga a las cadenas de restaurantes a señalar en sus menús los alimentos particularmente salados, perjudiciales para la salud. Es la primera ciudad de EE.UU. que toma una medida de este tipo.

Los platos que superen 2,3 gramos de sodio, es decir, más que el aporte máximo diario recomendado, deberán estar señalados en los menús con un salero negro y blanco.

El consumo en exceso de sodio (sal) se asocia a hipertensión y a un riesgo más elevado de cardiopatías y accidentes vasculares en el cerebro.

Publicado en: 
Vida, Ciencia y Tecnología, El Mercurio