Publicado el

27 de Octubre de 2015

Temática

Foto: Cristián Soto, El Mercurio
Foto: Cristián Soto, El Mercurio

"Tu Índice de Masa Corporal (IMC) podría alterarse para siempre debido a los antibióticos que tomaste cuando niño", afirma en forma taxativa el doctor Brian Schwartz, profesor de la Escuela de Salud Pública Bloomberg, de la U. Johns Hopkins (EE.UU.).

A esa conclusión llegó el equipo que él lideró luego de analizar datos clínicos de 163.820 niños de tres a 18 años. Los investigadores relacionaron su consumo de antibióticos durante la infancia con su peso y estatura, variables que permiten calcular el IMC.

El estudio, publicado en la revista International Journal of Obesity, concluyó que a los 15 años, los niños que habían tomado antibióticos siete o más veces desde su temprana infancia pesaban 1,4 kilos más que los que no consumieron estos fármacos.

Estudios previos se habían enfocado solo en el alza de peso causada en la temprana infancia por el consumo de antibióticos. Este, en cambio, muestra que los efectos son acumulativos, lo que levanta la posibilidad de que continúen y se acumulen en la vida adulta", dijo Schwartz al presentar sus resultados.

La relación entre uso de antibióticos y aumento de peso es ampliamente conocida en el mundo animal. Muchos productores de vacuno, cerdo y aves introducen pequeñas dosis en la dieta de sus animales para hacerlos engordar rápidamente.

Según los investigadores, el aumento de peso en los niños se debería a que, además de eliminar las bacterias patógenas, el uso reiterado de antibióticos puede dañar de forma permanente la flora bacteriana encargada de la salud gastrointestinal. Como consecuencia, puede alterarse la forma en que la persona digiere los alimentos o aumentar las calorías que se absorben.

"La relevancia de este estudio es que corrobora la hipótesis de que el uso excesivo de antibióticos está produciendo efectos indeseables sobre la microbiota intestinal", dice el doctor Guillermo Pérez Pérez, profesor de la U. de Nueva York que investiga el efecto de los antibióticos sobre la obesidad y que se encuentra en Chile invitado por el Anillo Némesis y el Centro Avanzado de Enfermedades Crónicas.

A la luz de estos hallazgos, el doctor Pablo González, investigador del Instituto Milenio Inmunología e Inmunoterapia IMII y académico de la U. Católica, recomienda "usar los antibióticos solo si es necesario para combatir una infección bacteriana. Si el diagnóstico no es certero o la enfermedad es viral, no se necesitan, y a la larga pueden tener un efecto negativo en el peso del niño".

Publicado en: 
El Mercurio por Paula Leighton