Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

16 de Mayo de 2016

Temática

Foto: Bajo Licencia Creative Commons / Autor: Dustin Askins / www.informandotentn24.info
Foto: Bajo Licencia Creative Commons / Autor: Dustin Askins / www.informandotentn24.info

Cuando una mujer decide embarazarse, una de las primeras cosas que hace el médico es recomendarle que tome ácido fólico, idealmente desde tres meses antes. Esto, para asegurar un buen desarrollo del sistema nervioso de la guagua. La medida, también aplicada en Chile, se extiende hasta la semana 12 del embarazo.

Pero un estudio de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins sugiere que podría ser riesgoso tener niveles demasiado altos de este nutriente. Los investigadores vieron que si una mujer tiene, por ejemplo, cuatro veces el nivel considerado adecuado, se duplica el riesgo de que el niño presente autismo. Asimismo, si la madre tiene muy alta la vitamina B12, se triplica el riesgo de que el recién nacido desarrolle algún trastorno del espectro autista.

Ahora, si ambos nutrientes están altos, el riesgo se dispara 17,6 veces.

El folato, que también pertenece a la familia de las vitaminas B, se encuentra en forma natural en frutas y vegetales, mientras que la versión sintética, el ácido fólico, se usa para fortificar cereales y pan, y está presente en suplementos vitamínicos.

Monitorear niveles

Estos hallazgos preliminares se presentaron el viernes pasado en la reunión anual de la Sociedad Internacional para la Investigación del Autismo que se realizó en Baltimore, Estados Unidos.

"Una suplementación adecuada es protectora: esa sigue siendo la realidad del ácido fólico", dice la doctora Daniele Fallin, directora del Centro Wendy Klag de la Escuela Bloomberg para el Autismo y las Discapacidades del Desarrollo, y una de los autores del estudio. "Sabemos desde hace tiempo que la deficiencia del folato en las embarazadas es dañina para el desarrollo del niño. Pero lo que este trabajo nos dice es que las cantidades excesivas también pueden causar daño. Debemos apuntar a tener niveles óptimos de este nutriente", agrega.

El folato es esencial para el crecimiento celular y para promover el desarrollo nervioso. Pero pese al papel crucial que tiene en un sano desarrollo, su nivel no es monitoreado de manera rutinaria.

Hacerlo ayudaría también a detectar a ese 10% de las madres que tiene niveles muy altos, las que podrían tener condiciones genéticas que facilitan esto o que comerían muchos alimentos fortificados con esta vitamina. Por esto, medir sus niveles resulta importante para proteger a sus hijos de tener autismo. Esta condición se caracteriza por una discapacidad social, comunicación anormal y conductas inusuales y repetitivas.

"Esta investigación es un ejemplo de cuando demasiado de algo bueno puede causar daño", explica el autor principal del estudio, el doctor Ramkripa Raghavan, del Departamento de Población, Familia y Salud Reproductiva de la Escuela Bloomberg.

El estudio
En esta ocasión se analizaron los datos de 1.391 madres y sus respectivos hijos, en la ciudad de Boston. Las mujeres fueron reclutadas cuando tuvieron a sus hijos entre 1998 y 2013, y fueron seguidas por varios años.

El folato se les midió una vez entre el primer y el tercer día después del parto. Se encontró que una de cada diez mujeres tenía niveles altos de folato y el 6%, un exceso de vitamina B12.

Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina