Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

28 de Junio de 2016
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.cronicanorte.es
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.cronicanorte.es

Cuatro años después de que la Ley de Etiquetado de los Alimentos fuera despachada por el Congreso, ayer -tras un largo período de discusión sobre su reglamento e incluso la derogación de hecho por la administración anterior- la norma entró en vigencia.

La ley busca hacer frente a los altos índices de sobrepeso y obesidad en el país informando a la población acerca del contenido nutricional de los alimentos envasados. Para ello, los productos que superan los límites establecidos por el Ministerio de Salud para el sodio, grasas saturadas, calorías y azúcares deben llevar un sello con la lectura "alto en". Además, esos productos no se pueden vender dentro de establecimientos educacionales, tampoco publicitarlos o usar ganchos comerciales -como regalar juguetes asociados a ellos- cuando estén dirigidos a menores de 14 años.

Y ante ello, la ministra de Salud, Carmen Castillo, asegura que desde la cartera ven en esta ley "una posibilidad única como país de hacer cambios potentes en la salud de los chilenos".

-Son pocos los países que tienen una política similar...

-Nosotros somos un país de políticas públicas pioneras. Cerramos el tema de la desnutrición, que fue uno de los flancos más fuertes que tuvimos hace 50 o 60 años, y ahora el tema pasa a ser la malnutrición por exceso. En el mundo hoy están observándonos porque esta forma de exhibir logotipos en la parte frontal de los alimentos que facilita la lectura a las personas que adquieren los alimentos es tremendamente interesante. Ecuador instaló por ley un sistema de semáforo, Reino Unido también tiene un semáforo de forma voluntaria, pero hay pocas experiencias. Con este sistema somos pioneros, y en el mundo están observando si es factible reproducir esta política en otras partes.

-Desde la industria y algunos expertos han señalado que el etiquetado por sí solo no va a impactar en el sobrepeso de los chilenos. ¿Con qué otras medidas se va a acompañar esta iniciativa para que tenga efecto?

-Todos estos elementos van aparejados con la promoción y prevención, que hagamos más ejercicio físico... Es jugar más con los cambios culturales, que son muy difíciles de hacer en la población. El Ministerio de Educación es un fuerte aliado, esperamos que con ellos podamos fortalecer la educación física en la malla curricular, aumentar las horas, ojalá más actividades lúdicas en los recreos.

-La semana pasada se lanzó la primera campaña educacional sobre la ley. ¿Cómo se va a seguir informando sobre el tema?

-La primera campaña busca decirle a quien compra que mire, compare y decida. Si el alimento tiene menos logos o no tiene, mejor. La segunda campaña va a ir dirigida a los niños, que ellos participen en las decisiones. Es probable que los niños puedan ayudar mucho más en tener más conciencia, en que le digan a familiares, a los papás, tíos, abuelitas, qué es lo que prefieren viendo o no este sello. Que los niños se transformen en agentes de cambio dentro de las familias. Ellos son el gran potencial y difusores de esta política pública sana.

La ministra Castillo cuenta que su cartera fue monitoreando cómo la industria comenzó a poner a la venta los alimentos con sellos para cumplir con la ley y algunos fueron reformulados para tener menos sellos. En ese sentido, cuenta que "lácteos y cereales son los que más han bajado sus niveles de nutrientes críticos. En los confites es prácticamente imposible, pero lácteos y cereales son los que pueden tener una mayor progresión".

-Ahora viene la etapa de fiscalización. Ustedes han dicho que va a haber un período en que se van a aplicar amonestaciones para ir ajustándose a la norma...

-Se harán todas las fiscalizaciones que sean necesarias. Hay una cosa que hay que tener clara: no va a haber decomiso (de alimentos), vamos a iniciar cualquier proceso sancionatorio con la amonestación, pero si hay incumplimientos, vamos a llegar al cierre de locales. Ese sería el extremo. Inicialmente va a ser llamando la atención, pero va a ir endureciéndose en caso de ver repetitivamente actitudes contrarias a la ley.

-Sobre el correcto etiquetado o respecto de los productos que dicen haber bajado sus nutrientes críticos, ¿se va a revisar si eso es efectivo?

-En general, cuando se fiscaliza, uno puede comprobar si es cierto lo que dicen. Se pueden tomar muestras.

-Hay algunos aspectos más difíciles de fiscalizar, como lo que pasa al interior de los colegios o la publicidad. ¿Cómo lo van a hacer en esos casos?

-En los grandes supermercados se va a fiscalizar mucho, en los colegios se va a apelar a la seriedad de la institución. Además, está claro que no puede haber ganchos comerciales con alimentos "altos en" para niños. Nosotros sabemos que hay empresas que se están preocupando de quedar lo suficientemente justo para no quedar con etiquetado. E imaginamos que va a haber huevos de chocolate más sanos, si es que quieren estar cercanos a los niños. A nosotros los niños nos han mandado fotos con alimentos "altos en" dentro de los colegios y les explicamos que la ley todavía no partía. Pero ese tipo de denuncias o las redes sociales son muy potentes y si aparece un alimento que no debiera estar disponible, todos nos vamos a enterar.

-¿Es el fin de la "cajita feliz" y del "Kínder sorpresa"?

-El subsecretario (de Salud Pública, Jaime Burrows) se reunió con Ferrero (la empresa dueña de Kínder sorpresa) y quedó clara cuál es nuestra reglamentación: no puede haber ganchos comerciales destinados a niños. Entendemos que en otras partes del mundo también les han rechazado este tipo de ganchos (...). Y la cajita feliz... desde este lunes no puede haber una cajita feliz en relación a un alimento "alto en".

Publicado en: 
El Mercurio por Nadia Cabello