Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

14 de Octubre de 2015

Temática

AP; El Mercurio
AP; El Mercurio

Tal como ocurre con los tumores de mama o de próstata, en el caso del cáncer colorrectal existe más de una forma de patología y cada una con un pronóstico distinto. En particular, se trataría de cuatro subtipos, que presentan diferencias importantes entre unos y otros, según un estudio publicado en la revista Nature Medicine.

Un consorcio internacional de científicos europeos y de EE.UU., liderado por el Institute of Cancer Research de Londres, llegó a este consenso luego de analizar toda la evidencia disponible, que incluye muestras de 3.443 pacientes con cáncer colorrectal de todo el planeta.

Para el doctor Anguraj Sadanandam, coautor del estudio, el efecto más inmediato de este hallazgo es que ayudará a identificar a los pacientes en mayor riesgo de desarrollar formas más rápidas y agresivas de la enfermedad.

"Con esta información, se podrán identificar de forma precisa las variantes más agresivas y el modo en que se van a tratar. Se podrá dar un tratamiento más eficaz, con menos riesgos y más posibilidad de curación", explica el doctor Jorge Gallardo, oncólogo de la Clínica Alemana.

Un aspecto relevante en el país, en donde el cáncer de colon y recto ha aumentado "a una velocidad impresionante", según el especialista. "La mortalidad por esta causa se duplicó en apenas 18 años", con tasas de sobrevida que están por debajo del promedio mundial.

"Los pacientes consultan en etapas muy tardías, porque hay síntomas inespecíficos -cambio en los hábitos digestivos, como estitiquez, diarreas frecuentes o sangre en las deposiciones-. Además, no hay programas de screening o tamizaje, que podría disminuir en forma crucial la mortalidad", dice Gallardo.

El desarrollo de estos tumores está asociado a la obesidad y a una dieta rica en carnes rojas y grasas, y en menor medida al consumo de harinas refinadas.

Si bien se han identificado posibles mutaciones, sobre todo la del gen K-RAS, la nueva clasificación establece cuatro subtipos con características biológicas bien diferenciadas.

El primer grupo sería el CMS1 -por "consensus molecular subtypes"-, correspondiente al 15% de los tumores colorrectales y el que más se ve beneficiado por la inmunoterapia. Luego está el CMS2, que tiene mayor inestabilidad cromosómica, pero es el más común de todos, ya que aparece en el 40% de los casos.

El subtipo CMS3 se da en el 15% de los tumores y es donde se concentran la mayoría de mutaciones del gen K-RAS. Por último, el grupo CMS4, correspondiente al 30% de los casos, es el que presenta peor pronóstico.

Identificar a cuál grupo pertenece un paciente es un tema pendiente: para ello se requiere de un análisis genético que está disponible en muy pocos laboratorios. Por ello, cuenta Sadanandam, ya se trabaja en el desarrollo de una técnica que haga este tipo de análisis de forma más accesible y, así, diseñar tratamientos personalizados.

Publicado en: 
El Mercurio