Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

03 de Junio de 2016

Temática

Foto: La Tercera
Foto: La Tercera

Rótulos de color verde para destacar atributos y homologar con estos el octógono que ordena la normativa, son algunas tácticas. Expertos sostienen que medidas como éstas pueden confundir a los consumidores y no van en línea con el espíritu de la regulación.

El mismo octógono negro que ordena la Ley de Etiquetado de Alimentos para los productos “altos” en nutrientes críticos,  pero en color verde y con la leyenda “Cumple Ley 20.606”. Esas son algunas de las estrategias que están desplegando distintas marcas de alimentos para contrarrestrar los efectos de la nueva normativa, que entrará a regir el próximo 27 de junio. 

La ley dispone que los alimentos que superen los límites fijados para el sodio, grasas saturadas, azúcar o calorías, deberán llevar una etiqueta para advertir al consumidor sobre las características de lo que está comprando.

En ese escenario, algunas marcas, junto con acatar la norma, han optado por añadir etiquetas en color verde para destacar los atributos de sus productos, replicando el semáforo nutricional usado en países de Europa.

En el caso de los productos Picha, la empresa chilena de alimentos en base a masas finas reformuló sus ingredientes, para llegar a los niveles permitidos. Una vez logrado, añadió a sus envase la frase “Cumple Ley 20.606”, encerrada en un octógono verde. 

“Nosotros cumplimos con todos los límites y por lo mismo queremos informarle al consumidor que estamos en línea con los niveles que solicita la ley en el marco actual”, dijo Matías Matthews, subgerente comercial de Picha, quien agregó que usar el octógono a su favor es “una buena forma de educar a la gente y homologar lo que hay”. 

Según el jefe de la División de Políticas Públicas Saludables del Ministerio de Salud, Tito Pizarro, a la fecha hay un 20% de productos que han logrado bajar los niveles de sodio, azúcar y grasas: “El gran desafío de la ley no es llenarnos de etiquetas, sino que tener mejores alimentos”, sostuvo. 

Marisol Figueroa , gerenta general de AB Alimentos, indicó que “la utilización de descriptores positivos, tales como ‘bajo en’, ‘buena fuente de’ o ‘libre de’ están debidamente normados por el Reglamento Sanitario, por lo que, para su uso, se debe cumplir con una serie de exigencias”, indicó.

Figueroa agregó que “toda la información que se entrega en envases y etiquetas busca ayudar a los consumidores a tomar decisiones correctas e informadas”.

Sin embargo, hay expertos que consideran que estos mensajes pueden confundir a las personas y que se alejan del espíritu de la norma.

José Ramón Cárdenas, presidente del Colegio de Publicistas de Chile, planteó  que el surgimiento de otras etiquetas “es una señal inequívoca de que las empresas acatan la ley, pero no participan del espíritu de ella. Legalmente están en su derecho, el resto del envase es de ellos, pero es una señal de que se están protegiendo para vender más”. 

En la misma línea la nutricionista del INTA, Carmen Gloria González, dijo que “tanto mensaje y logo confunde. Va más allá de entregar información, porque la gente finalmente no sabe dónde mirar ni cómo interpretarla”. 

El senador Guido Girardi (PPD), solicitó a las autoridades regular el uso de caricaturas en envases de cereales y alimentos para niños que resulten altos en nutrientes críticos, dado que la legislación prohíbe los ganchos publicitarios.

Sin embargo, el problema  según el abogado Andrés Grunewaldt, socio del estudio Silva y Cia., es que muchos de estos logotipos “están protegidos como marcas comerciales, registradas hace más de 20 años, algo que la autoridad no ha zanjado ni en el reglamento ni en la ley ni en los manuales de fiscalización. Deja este asunto bajo una indefinición, que no es recomendable para nadie”, dijo. 

A respecto, Tito Pizarro, replicó que “si hay marcas las tenemos que respetar, pero si una de éstas dibuja o entrega regalos, eso deja de ser marca y es marketing, la marca se respeta, cada uno se someterá al sumario, caso a caso”.

Publicado en: 
La Tercera por L. Leiva y G. Sandoval