Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

30 de Julio de 2015

Temática

Foto: AgenciaUno
Foto: AgenciaUno

Expertos proyectan que cáncer, diabetes y males cardiovasculares serán la principal causa de muerte en el país.

Hace 65 años, la principal causa de muerte en el país eran las enfermedades infectocontagiosas (producidas por virus o bacterias, como tuberculosis o sarampión), responsables de un tercio de las muertes. Hoy, por el estilo de vida y el envejecimiento de la población, las enfermedades cardiovasculares y los tumores malignos son las que terminan con la vida de los chilenos.

Para 2080, factores externos, como el cambio climático, la vejez y los hábitos de vida (sedentarismo y obesidad) son los que determinarán, según tres expertos, las principales causas de muerte.

La representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Chile, Paloma Cuchi, cree que las enfermedades crónicas (cáncer, diabetes, entre otras) liderarán la mortalidad, considerando que no se ha podido contener el incremento de la obesidad, el tabaquismo y el consumo de alcohol. “Hay que hacer promoción de salud, impactar en la calidad de vida de las personas. De lo contrario, las enfermedades crónicas estarán a la orden del día”, advierte.

María Teresa Valenzuela, salubrista de la U. de Los Andes, señala que salud y/o enfermedad estarán intensamente relacionadas con el cambio climático y el estilo de vida. “Se espera que las muertes por enfermedades transmisibles disminuyan 50%, mientras las por enfermedades no transmisibles (ENT) causadas por lesiones superarán el doble de lo actual. Los factores de riesgo, como la obesidad, tabaco, alcohol, representan el inicio de una pandemia de enfermedades crónicas en EE.UU. y el resto del mundo”, agrega.

Para Marcia Erazo, jefa del Programa Nutrición de la Población de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile, “si seguimos con las mismas políticas”, las principales causas de mortalidad en el país seguirán siendo las enfermedades crónicas empujadas por la obesidad, el consumo de tabaco y alcohol. “Es difícil que estos índices mejoren en los próximos 65 años, sobre todo considerando que las metas de reducción que nos hemos impuesto no se han cumplido”.

En ese contexto, enfermedades como la diabetes aumentarían en el mismo nivel de la obesidad y, con ello, también lo harán los gastos relacionados con la discapacidad que ambos males generan.

Más viejos

Pensando en el nivel de envejecimiento estimado para 2080, Cuchi dice que se deben buscar soluciones para hacerle frente a la alta tasa de dependencia. Hoy, esta tasa es de 45%, es decir, de 100 personas productivas, 45 son dependientes, de acuerdo a la edad que hoy se jubila (65 años). “En 2080 esta cifra será de 81% si continuamos con la tendencia de envejecimiento . Por lo tanto, hay que buscar soluciones como cambios en los aportes para la educación, salud, pensiones, edad de jubilación, entre otras”, dice.

En el caso del alzheimer, tanto Cuchi como Erazo afirman que es difícil proyectar, porque en su incidencia influyen factores imposibles de predecir.

Cambio climático

Para Valenzuela, el cambio climático también afectará la salud. “Chile es vulnerable por varias razones: áreas de borde costero de baja altura, zonas áridas y semiáridas, deterioro de zonas forestales, propensión a desastres naturales, zonas urbanas con problemas de contaminación, entre otros”, afirma la experta.

Como se proyecta que la temperatura aumente, disminuyan las precipitaciones y se registren más eventos climáticos extremos, estos fenómenos también impactarán en la salud. “En el Norte Grande habrá aumento de las enfermedades vectoriales (malaria y dengue). En la zona centro-sur habrá aumento de enfermedades producidas por roedores y garrapatas. Así también las enfermedades cardio-respiratorias, producto de la emisión de contaminantes y energía de combustibles fósiles. En la zona austral se producirán más inundaciones y tormentas, lo que conlleva a un alza en lesiones y defunciones, enfermedades infecciosas y mentales. Otro fenómeno será el aumento de la radiación UV, que provocará cataratas corticales, melanoma maligno cutáneo e inmunosupresión”, dice.

Publicado en: 
La Tercera por Cecilia Yáñez