Publicado el

06 de Agosto de 2015

Temática

Foto: Bajo licencia Creative Commos / www.apegoseguro.com
Foto: Bajo licencia Creative Commos / www.apegoseguro.com

Es la propuesta que hacen 120 naciones para favorecer el amamantamiento exclusivo hasta los seis meses de vida, algo que en Chile solo lo hace el 44,6% de las madres que dan pecho. 
 

Bajo el lema "Amamantar y trabajar. Logremos que sea posible", se celebra en estos días la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

En esta ocasión se busca coordinar acciones que respalden a las mujeres en el desafío de conciliar su vuelta al trabajo con seguir dando pecho al hijo recién nacido.

"Podemos decir que en Chile se produjo un avance importante en este tema con la extensión del posnatal a seis meses", dice la doctora María Inés Brugal, pediatra y especialista en lactancia de la Red de Salud UC Christus. Sin embargo, falta conciencia para volver a trabajar y seguir amamantando. "Para lograrlo se necesitan facilidades en el trabajo, como lactarios, donde la madre se puede extraer leche y refrigerarla, para luego llevarla a su casa y dejarla allí para que el niño se la tome al día siguiente", agrega la profesional.

Esta conciencia es la que buscan fomentar los 120 países que adhieren a la celebración de esta semana. La idea es que -tal como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud- exista lactancia materna exclusiva hasta que el niño tenga seis meses. En Chile, esto se logra solo en el 44,6% de los casos.

Salvar más vidas

Según la Unicef, si todos los niños fueran amamantados solo con leche de la madre en sus primeros seis meses de vida, se reduciría la tasa de mortalidad y podrían salvarse un millón 500 mil vidas al año a nivel global. Además, permitiría aumentar la calidad de vida de estos niños, mejorando sus condiciones de salud y el apego con la madre, lo que es fundamental para su desarrollo.

"La intención de querer amamantar o no es muy importante, y es algo que muchas veces la madre manifiesta antes del parto", explica el enfermero Mauricio Barría, doctorado en Salud Pública y académico de la Facultad de Medicina de la Universidad Austral de Chile. Por esto, "es importante fortalecer la intención de dar pecho, y para ello existen cursos que se imparten antes del parto", agrega Barría.

La insistencia de organizaciones como la OMS y la Unicef en este tema se debe a que la leche materna es un alimento óptimo para el desarrollo del niño. Su contenido nutricional va cambiando con el paso de los meses, adaptándose a las necesidades del menor que va creciendo. Pero también hay un ajuste de nutrientes durante las 24 horas del día. Esto hace que en la noche, por ejemplo, la leche contenga más sustancias como el triptofano y la hormona del sueño o melatonina, las que permiten al niño tener un sueño más reparador.

Debido a esta calidad irremplazable de la leche materna, los especialistas resaltan la importancia de tener Bancos de Leche en los hospitales del país que tienen servicios de neonatología.

Esto permitiría salvar a unos 2.500 niños prematuros extremos que nacen cada año en Chile.

Son guaguas con un peso menor a los 1.500 gramos, que muchas veces no reciben este alimento porque sus madres están críticamente enfermas y no tienen leche.

Por último, "el tema de la lactancia es relevante porque es una política pública costo-efectiva que aumenta el bienestar y reduce los problemas de salud", concluye Barría.

Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina