Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

18 de Mayo de 2016
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.serpadres.taconeras.net
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.serpadres.taconeras.net

Una tendencia al alza entre una parte de los adultos es seguir una dieta libre de gluten, pese a no existir necesidad ni indicación médica para ello. Una moda en la que algunos padres han incorporado a sus hijos sanos, lo que no les aporta ningún beneficio, según un estudio de la U. de Columbia, en Nueva York.

Al contrario, dejar de consumir esta proteína presente en cereales como el trigo, la cebada y el centeno puede significar la falta de fibra y otros nutrientes en niños que están en pleno desarrollo.

Como explica Norelle Reilly, autora de la investigación publicada en The Journal of Pediatrics, "los padres hacen que sus hijos adopten una dieta sin gluten porque creen que así aliviarán sus síntomas digestivos (como diarrea), prevendrán el desarrollo de la enfermedad celíaca o porque consideran que es una alternativa saludable".

Razones que no cuentan con evidencia suficiente para justificarlas.

De hecho, dar una dieta sin gluten sin pasar por el médico "puede dificultar el diagnóstico real de la enfermedad celíaca".

Este problema -que afecta alrededor del 1% de la población chilena- es un trastorno autoinmune que se produce por una intolerancia al gluten, que hace necesario evitar productos que lo contengan.

Aunque la prevalencia de esta enfermedad va en aumento, no es suficiente para explicar el crecimiento de la oferta de productos sin gluten (en torno a un 136% entre 2013 y 2015 en EE.UU.), advierte Reilly.

De allí que los expertos miren con precaución la moda de "autorrecetarse" una dieta sin gluten, sobre todo en los niños.

La doctora Paulina Bravo, pediatra y nutrióloga infantil de la clínica Santa María, precisa que aunque no es tan dañino como eliminar la leche, la proteína de la carne o frutas y verduras, "no tiene mucha lógica dejar de consumir gluten. En algunos niños, eliminar todos los cereales puede significar una deficiencia calórica y de fibra. Mejor restringir los azúcares, que sí se ha demostrado que son dañinos".

En adultos se ha planteado como dieta para bajar de peso, "pero tampoco hay evidencia que muestre que sea útil como tratamiento", agrega Bravo.

Sea en adultos o en niños -enfatiza Reilly-, las personas "deben ser asesoradas sobre las posibles consecuencias sociales y nutricionales, e incluso económicas -algunos productos son más caros-, de la implementación innecesaria de una dieta sin gluten".

"Lo que es incuestionable es que la dieta sin gluten sin necesidad médica no aporta ningún beneficio", sentencia la investigadora.

Publicado en: 
El Mercurio por C. González