Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

09 de Diciembre de 2016

Temática

Bajo licencia Creative Commons / www.pro-universitarios.com
Bajo licencia Creative Commons / www.pro-universitarios.com
Una idea bastante extendida es que los universitarios trasnochan mucho y comen mal. Se repite que estudian o hacen sus trabajos hasta muy tarde, a lo que se suman las salidas nocturnas. Y que para alimentarse optan por algo rápido y de bajo costo, lo que habitualmente corresponde a comida chatarra.

Por esto, un grupo de investigadores de la sede Temuco de la Universidad Santo Tomás se sorprendió al ver que los resultados de su estudio mostraban que, en parte, la realidad era distinta, y que más del 85% de los estudiantes dormía bien. Aunque la otra parte de esa creencia se confirmó, ya que el 28,3% de ellos se alimenta de manera deficiente, incluido un alto consumo de alcohol. Y al momento de pesarlos, si bien el 57% tiene peso normal, un 43% tiene kilos de más.

El trabajo incluyó a 286 alumnos de esa casa de estudios, con un promedio de edad de 21 años. La selección se hizo de la lista de estudiantes inscritos, de la cual se reclutó al azar un número proporcional de voluntarios, según el tamaño de cada carrera, las que corresponden al área de educación, de salud y de ciencias sociales. Los resultados se dieron a conocer en el Congreso de la Sociedad Chilena de Psicología Clínica.

"Si en la adolescencia el ciclo sueño-vigilia no está bien regulado y hay mucha impulsividad, a partir de los 20 años esto cambia y mejora el autocontrol", dice el psicólogo Alfonso Cofré, autor principal del estudio. "Lo que uno espera es que esto les permita reflexionar mejor sobre lo que les hace bien para su salud, pero encontramos que si bien los universitarios regulan bien su dormir, no sucede lo mismo con la alimentación", agrega.

Cofré destaca que comer y dormir son conductas que han sufrido importantes cambios en tiempos recientes. En el caso de la alimentación, pasó de ser una necesidad biológica a ser una necesidad psicológica. "Buscamos algo externo para disminuir el malestar que nos producen los conflictos sociales o de pareja y, por esto, muchas veces nos sobrealimentamos", dice.

Asimismo, en la actualidad el dormir también ha cambiado, "y sabemos que entre 60% y 65% de las personas usan parte de la noche para trabajar", agrega.

Todo esto es favorecido por la realidad actual, según Fredy Cea, sociólogo y profesor de Metodología de la Investigación, y otro de los autores del trabajo. "Vivimos en sociedades competitivas, exitistas y en extremo preocupadas por el trabajo, lo que genera un estrés que impacta negativamente en el sueño y en el comer", advierte.

Este contexto los llevaba a pensar que los universitarios iban a preferir funcionar hasta tarde en la noche, lo que no fue el caso, ya que solo un 4,2% de ellos lo hace así.

"Lo que sí encontramos es que la alimentación deficiente se asocia más a los trasnochadores o 'búhos'", agrega Cea. En todo caso, advierte, se necesita hacer un estudio más masivo para poder tener un mayor número de 'búhos' y confirmar con mayor fuerza estas conclusiones.

Según Cofré, "la forma como alguien come y duerme refleja cómo es esa persona o qué problemas tiene". Algo que podría manejarse con la psicoterapia adecuada, lo que ayudaría a mejorar su calidad de vida.

22%

de los estudiantes tenía hábitos de alimentación saludables, con una dieta variada y equilibrada, según el estudio

 
Publicado en: 
Sebastián Urbina, El Mercurio