Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

10 de Diciembre de 2015

Temática

Foto: AFP, El Mercurio
Foto: AFP, El Mercurio

Envejecimiento y enfermedad no son sinónimos y, sin embargo, no es raro que a veces predomine una visión pesimista hacia esta etapa natural de la vida. El problema está en que esos estereotipos negativos pueden impactar en la autopercepción que los adultos mayores tienen sobre sus propias capacidades físicas y cognitivas, provocando un peor rendimiento en ambas.

Alison Chasteen, psicóloga e investigadora de la Universidad de Toronto, Canadá, realizó un estudio en torno al tema, en particular en lo relacionado a la capacidad de memoria y audición. El resultado mostró que mientras más arraigadas estas creencias negativas sobre la vejez, mayor es la falta de confianza del adulto hacia su capacidad de recordar o escuchar bien.

"En términos negativos, los adultos mayores suelen ser asociados con dificultades cognitivas y una mala audición. Cuando los adultos aplican esos estereotipos a su propia experiencia de envejecimiento, pueden llevar a autopercepciones negativas sobre sus propias habilidades", explica Chasteen a "El Mercurio".

En la práctica, esto lleva a un círculo vicioso, en el que la persona no se siente realmente segura de sus capacidades, lo que puede llevar a mayor inseguridad y asilamiento, que terminan por acrecentar el problema.

Se transforma, entonces, en una suerte de "profecía autocumplida", como precisa el doctor Roberto Sunkel, psiquiatra y jefe de la Unidad de Neuropsicogeriatría del Instituto Nacional de Geriatría. "Esa mala autopercepción inevitablemente va a generar una disminución de su real rendimiento en esas habilidades".

En el estudio realizado por Chasteen -cuyos resultados aparecen en la edición de diciembre de la revista Psychology and Aging-, se hizo participar a un grupo de 301 adultos, de 56 a 96 años, en una serie de tests para evaluar su memoria y su audición, y cuál es la percepción que tenían de ellas.

Por ejemplo, tras mostrarles en una pantalla una lista de 15 palabras, se les pidió recordar la mayor cantidad posible. Algo similar se hizo al enunciarles a través de audífonos otra serie de palabras.

Al final, varios de quienes tenían una peor opinión sobre la vejez y sobre sus propias habilidades cognitivas y auditivas, obtuvieron peores resultados, aún cuando no todos tenían efectivamente problemas de memoria o audición, según las evaluaciones médicas.

Según Chasteen, las percepciones que los adultos mayores tienen sobre el envejecimiento y sobre sus capacidades deberían ser siempre consideradas en la consulta médica y en una evaluación de salud.

Idea con la que concuerda el doctor Gerardo Fasce, geriatra de la Clínica de la Universidad de los Andes: "Una de las mejores maneras de predecir la evolución de un paciente adulto mayor es la autopercepción que tiene sobre sí mismo".

"Cuando la percepción es mala, hay que analizar situaciones en la esfera social y emocional que pueden estar teniendo un impacto en su vida. La biografía de la persona es relevante: quienes se han mantenido activos y jugando roles destacados en su trabajo o familia están más protegidos", precisa.

También es importante diagnosticar y corregir aspectos sensoriales. "Si tiene cataratas, operar; o recetar anteojos si tiene problemas de visión, o audífonos si ya hay una pérdida auditiva. Se trata de optimizar sus capacidades", agrega Sunkel.

Y darles apoyo, puntualiza la psicóloga. "Sabiendo cómo cambiar lo que los adultos sienten sobre sí mismos se pueden mejorar sus habilidades para oír o recordar, por ejemplo, y mejorar su calidad de vida".

Publicado en: 
El Mercurio por C. González