Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

07 de Abril de 2016

Temática

Foto: Christian Zúñiga / El Mercurio
Foto: Christian Zúñiga / El Mercurio

De 108 millones de personas con diabetes en 1980, hoy el planeta cuenta con más de 422 millones de afectados por esta enfermedad. Es decir, el número de casos se cuadruplicó en el lapso de 35 años y, de continuar la tendencia, en 2030 la diabetes será una de las siete principales causas de muerte a nivel global.

Así de categórico es el primer informe sobre el tema dado a conocer ayer por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en donde se enfatiza la necesidad de intensificar su prevención, diagnóstico precoz y tratamiento.

"A causa del aumento de la obesidad y el envejecimiento de la población, la diabetes se ha convertido en un tema decisivo para la salud pública global", dijo el profesor Majid Ezzati, del Imperial College de Londres y uno de los autores del informe, que fue publicado en víspera del Día Mundial de la Salud, que se celebra hoy, y que este año está dedicado precisamente a esta enfermedad.

La diabetes es una patología crónica que se desencadena cuando el páncreas no produce suficiente insulina -hormona que regula el nivel de azúcar en la sangre-, o cuando el organismo no puede utilizar con eficacia la insulina que produce.

La doctora Margaret Chan, directora general de la OMS, precisó que la diabetes dejó de ser un problema solo de países ricos, ya que el mayor aumento ha ocurrido en naciones de bajos y medianos ingresos (ver infografía), como China, India, México e Indonesia, en donde muchas veces la enfermedad no se diagnostica o se hace demasiado tarde, y el acceso a tratamiento es precario.

En cambio, las tasas más bajas se hallaron entre habitantes del noroeste de Europa, en países como Suiza, Alemania, Austria, Dinamarca, Bélgica y Holanda.

A nivel de nuestra región, el número de casos se triplicó en el período analizado: una de cada 12 personas vive con diabetes en América y es la cuarta causa de muerte, después del infarto, el accidente cerebrovascular y las demencias.

En Chile, el fenómeno es similar. El doctor Manuel García de los Ríos, destacado diabetólogo y premio Nacional de Medicina 2016, explica que hoy tenemos el doble de chilenos diabéticos que hace 35 años. "En los años 80, con mi grupo de trabajo en el Hospital San Juan de Dios determinamos que la prevalencia de diabetes en el país era de alrededor de 5%, casi la mitad de lo que arrojó la Encuesta Nacional de Salud de 2010 (9,4%) ".

No le extraña que los casos se hayan cuadruplicado en el mundo. "La gran responsable es la obesidad; es urgente cambiar los hábitos de alimentación y ejercicio de la humanidad".

De hecho, la gran mayoría de los casos son de diabetes tipo 2, que muchas veces se puede prevenir modificando estilos de vida.

"Si lo que queremos es detener el aumento de diabetes necesitamos recapacitar sobre nuestra vida diaria: comer sano, realizar actividad física y evitar el excesivo aumento de peso", dijo Margaret Chan.

De lo contrario, cuanto más tiempo alguien vive con una diabetes no tratada, más graves son las consecuencias para la salud, como advierte el informe de la OMS. Las posibles complicaciones abarcan ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia renal, amputación de extremidades, pérdida de visión y daños neurológicos.

"Más del 50% de los diabéticos muere por un infarto", dice el doctor García de los Ríos.

Un riesgo que hoy amenaza más a la población masculina. Según el informe, contrario a lo que ocurría antes, la diabetes se volvió más común en hombres que en mujeres.

"Aunque siempre ha habido más obesidad en las mujeres -explica García de los Ríos-, el tipo de obesidad que afecta a los hombres es diferente, más abdominal, que se asocia con una grasa parda y muy insulinorresistente".

 
Publicado en: 
El Mercurio por C. González