Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

19 de Octubre de 2015

Temática

Foto: NYT, El Mercurio
Foto: NYT, El Mercurio

La salud mental de los adolescentes y los jóvenes es un tema que preocupa a nivel global. Ellos soportan una gran carga de enfermedades mentales, junto a una escasez de programas de atención para esos problemas.

Según la Organización Mundial de la Salud, la mejor estrategia para enfrentar esta situación es la de detectarla tempranamente y tratarla. Así se logra cambiar el curso de la enfermedad y mejorar notablemente su pronóstico. En este contexto, la Universidad Finis Terrae (UFT) realizará mañana el II Simposio Internacional "Intervención Temprana en Psicosis", que contará con la presencia del doctor Patrick McGorry, director del programa Orygen, del Centro Nacional de Excelencia en Salud Mental Juvenil de Australia.

"Un 75% de todos los trastornos mentales aparecen por primera vez en personas menores de 25 años. Asimismo, un 50% de los jóvenes experimentan, al menos, un período de problemas mentales durante su transición a la adultez", dice McGorry a "El Mercurio". Y solo una minoría puede acceder a un tratamiento de calidad, advierte.

Grupo vulnerable

Para el psiquiatra Alfonso González, académico de la Facultad de Medicina de la UFT y organizador del simposio, los adolescentes son un grupo muy vulnerable. "Cada vez existe más evidencia de que la intervención temprana en sus problemas de salud mental es algo crucial. Por ejemplo, cuando se hace esto en los casos de jóvenes con depresión se ayuda a prevenir el suicidio", explica el especialista. El médico destaca que el plan Auge haya incorporado a los jóvenes a la atención de depresión, esquizofrenia, bipolaridad y trastorno por consumo de sustancias. "Esto es un avance único, en que una política de salud impacta positivamente en este grupo poblacional", afirma.

La adolescencia como etapa de la vida, que corresponde a un no-niño y no-adulto, se estableció con fuerza hace unos 70 años. "Esto es producto de la transformación social que experimenta el mundo. Y en las últimas décadas, estos cambios son cada vez más acelerados y afectan a la familia, la vivencia que tenemos del tiempo, el consumo y los estilos de vida", advierte el psiquiatra Rafael Sepúlveda, jefe de la Unidad de Salud Mental de la subsecretaría de Redes Asistenciales del Ministerio de Salud.

Todo esto, sumado a una búsqueda de identidad, hace altamente vulnerables a los adolescentes, lo que explicaría el aumento de los problemas en su salud mental.

Según el doctor McGorry, es importante prevenir en los jóvenes el abuso y el matonaje, disponer de más apoyo financiero y educacional para que alcancen estudios superiores y trabajos estables, así como tener acceso a servicios de salud comunitarios que sean amigables.

En el caso de la esquizofrenia y de otras psicosis, el doctor González destaca la experiencia australiana, que hace un trabajo muy importante con la comunidad. "La sensibilizan para darse cuenta de los síntomas tempranos que aparecen en estos jóvenes, como una baja del rendimiento escolar, aislamiento social y comportamientos extraños". En su opinión, no hay que asustarse con la salud mental; los padres, cuando detectan algo en su hijo, deben consultar de inmediato.

Esto porque si no se hace un tratamiento a tiempo, el joven sufre un deterioro de su funcionamiento cognitivo y pierde el potencial de desarrollarse en forma normal.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Chile ha avanzado en forma notable en dar una buena atención en salud mental. Si en 1990 el 86% de los recursos para salud mental se dirigían a cuatro hospitales psiquiátricos del país, ahora ese porcentaje se distribuye en 87 centros comunitarios de atención, "los cuales ahora tienen psicólogo, profesionales con los que no se contaba en 1990", dice el doctor Sepúlveda.

A su juicio, el país tiene que contar en el corto plazo con una Ley de Salud Mental, la que permitiría tener más recursos y disponer de mejores condiciones de atención.

75% de todos los trastornos mentales aparecen por primera vez en personas menores de 25 años.

Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina