Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

24 de Julio de 2016

Temática

Foto: Chile Vive Sano
Foto: Chile Vive Sano

Fue a mediados de 1976 cuando 121.700 enfermeras de diferentes lugares de EE.UU. comenzaron a participar en una investigación que, cuatro décadas después, está considerada como uno de los estudios epidemiológicos más grandes e importantes en la historia de la medicina.

Desde los peligros del tabaco y las grasas trans, hasta los beneficios de la actividad física y el consumo de granos enteros, son algunos de los datos que hoy se conocen sobre la salud femenina y sus factores de riesgo gracias al "Nurses' Health Study" (Estudio de Salud de las Enfermeras), que a la fecha ya suma más de 275 mil participantes, que se han ido incorporado en sucesivos llamados.

De hecho, actualmente está abierta la inscripción para una nueva generación de voluntarias. Y, por primera vez, se espera incluir a hombres que trabajan en enfermería.

Aunque se inició como una investigación sobre las posibles consecuencias para la salud de los anticonceptivos orales, pronto amplió su rango de acción. "Ha guiado las recomendaciones de salud y políticas públicas en EE.UU. y en gran parte del planeta", explica el doctor Graham Colditz, quien fuera investigador principal del estudio entre 2000 y 2006 y en el que participan diferentes hospitales y centros de estudio.

Mediante exámenes y encuestas cada dos años, a partir de esos datos se han realizado innumerables estudios. Por ejemplo, "ha aportado información que hoy se utiliza como recomendaciones frecuentes para tener un estilo de vida saludable, refiriéndose al consumo de tabaco, alcohol, dieta saludable o anticonceptivos orales", dice la doctora Liliana Jadue, vicedecana de las Carreras de la Salud, de la Facultad de Medicina Clínica Alemana U. del Desarrollo.

Entre los hallazgos que han surgido a partir de este estudio está que "la lactancia materna reduce el riesgo de ciertos tipos de cáncer de mama", comenta Colditz.

Generador de hipótesis

Que el consumo de café no aumenta el riesgo de enfermedad coronaria, que la actividad física moderada a intensa se asocia a una reducción en el riesgo de diabetes y de cáncer, que no hay asociación entre los implantes mamarios de silicona y enfermedades del tejido conectivo, o que pasar muchas horas frente al televisor va casi de la mano con mayor sobrepeso y obesidad, son otros aportes.

También los datos de las enfermeras han permitido saber que la menopausia precoz se asocia a mayor riesgo de infarto, o que jornadas laborales con turnos de noche se vinculan a más enfermedad coronaria y cáncer mamario a largo plazo.

Pese a todos sus aportes, el estudio no ha estado exento de cuestionamientos.

Uno de ellos radica, precisamente en la población estudiada. "Es una población seleccionada, con un nivel de educación mayor que la población general, lo cual limita extrapolar sus resultados a otros grupos de mujeres", precisa la doctora Carolina Nazzal, jefa del Área de Epidemiología de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile.

Sin embargo, "las asociaciones encontradas, aunque no tengan un efecto idéntico, pueden ser considerados para la población chilena", por ejemplo.

Asimismo, a través de los años se han divulgado resultados que luego han debido ser corregidos.

Por ejemplo, en algún momento el estudio planteó que el consumo de potasio no se asociaba a menor hipertensión arterial, pero hoy se sabe que sí reduce este problema, según comenta la doctora Mónica Acevedo, cardióloga de la U. Católica y presidenta de la Fundación Sochicar de la Sociedad Chilena de Cardiología

"Como todos los estudios observacionales, este no demuestra causalidad de un factor, conducta o medicamento; solo muestra asociaciones entre estos y una determinada enfermedad".

De todas formas, sí ha sido un "generador de hipótesis", agrega la especialista, en la medida en que los datos que ha entregado el estudio han dado pie al diseño de otras investigaciones que sí han demostrado la causa-efecto de ciertos factores.

Publicado en: 
El Mercurio por C. González