Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

13 de Diciembre de 2016

Temática

Bajo licencia Creative Commons / Kirti Poddar/flickr
Bajo licencia Creative Commons / Kirti Poddar/flickr
 

El auspicio y el patrocinio de eventos deportivos por bebidas alcohólicas en Chile es una práctica frecuente.

Algo que explicaría "una muy fuerte asociación en el país entre el fútbol y el alcohol", dice la doctora Paula Margozzini, del departamento de Salud Pública de la Universidad Católica. Y advierte: "Estamos protegiendo muy mal a nuestros niños". Esto, en referencia a la venta de camisetas deportivas para menores con marcas de bebidas alcohólicas. Un asunto que, según dice, en otros países no se permite.

Pero más allá del marketing , el alcohol es el factor de riesgo que más años de vida saludable les quita a los chilenos, ya sea por discapacidad o por muerte prematura.

Y entre los adolescentes, el beber exagerado es una situación preocupante. Por ejemplo, los jóvenes de hasta 15 años de sexo masculino que han experimentado embriaguez pasaron de 30 a 40% en el período 1992-2012. En mujeres de ese mismo grupo de edad, en tanto, se produjo un incremento de 26 a 41%.

Para abordar esta situación, la Academia Chilena de Medicina convocó para hoy a varios expertos para crear conciencia respecto de este problema y proponer soluciones. Algunas de ellas se debaten hace 13 años en el Congreso, las que apuntan a endurecer la ley de alcoholes. Algo que aún no se logra.

Falta de madurez

"Recién a los 24 o 25 años se completa la madurez del cerebro", dice la doctora Patricia González, presidenta de la Sociedad de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y Adolescencia. Es a esa edad que las neuronas funcionan con total eficiencia, y el área de la llamada corteza prefrontal -que es la que enjuicia, planifica y toma decisiones- comienza a trabajar de manera integral.

Por eso, antes de esa edad los jóvenes son más propensos a las conductas de riesgo; entre ellas, "a probar sustancias que luego los llevan al abuso", agrega la especialista.

Otro problema es la forma en que están bebiendo los jóvenes, en altas cantidades y en poco tiempo. "Como ellos dicen: para borrarse", explica el doctor Alfredo Pemjean, ex jefe del departamento de Salud Mental del Ministerio de Salud y profesor de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Diego Portales.

Accidentes de tránsito, episodios de violencia, sexualidad no responsable y delitos son algunos de los problemas más frecuentes por abuso de alcohol en adolescentes y jóvenes, según el médico.

Para prevenir esto, existen estrategias que han dado buen resultado en otros países, como reducir la disponibilidad de estas bebidas. "Por ejemplo, sacar la oferta de alcohol de las bencineras", dice el doctor Pemjean. La otra medida es aumentar los precios; pero más que incrementar los impuestos, se ha visto que es útil fijar un precio mínimo.

Por último, se tiene que regular el marketing , que siembra una cultura del alcohol que contamina sobre todo a los niños. "Se ha visto que los menores ven más publicidad de alcohol que los adultos, y recuerdan más las marcas. Algo que influye en que empiecen a beber antes y en mayor cantidad", detalla Pemjean.

Cambiar esta situación es de gran importancia en Chile.

"Se ha instalado una cultura de que 'así se toma', que es una bomba de tiempo que va a generar problemas de salud importantes dentro de algunos años", advierte el doctor Pemjean.

Aparte de la adicción y los accidentes, el 55% de la carga de salud que produce el alcohol es a través de enfermedades crónicas, como el cáncer, problemas cardiovasculares y trastornos de salud mental, como la depresión y la ansiedad. "Todo esto frena el desarrollo del país y hace disminuir el Producto Interno Bruto, por el gran costo que se debe pagar en salud", dice la doctora Margozzini.

 
Publicado en: 
Sebastián Urbina, El Mercurio