Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

25 de Septiembre de 2016

Temática

Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.elvicunense.cl
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.elvicunense.cl

Hace tres meses, algunos pasillos de supermercados se inundaron de sellos negros. La polémica Ley de Etiquetado de Alimentos, que obliga a las empresas a rotular sus productos con discos pare de ese color que indiquen si el producto es alto en azúcares, sodio, calorías o grasas saturadas, hizo su debut tras una larga y resistida pelea con la industria. Desde esa fecha -27 de junio-, el Ministerio de Salud (Minsal) ha fiscalizado a 1.433 establecimientos: 541 supermercados y 892 centros educativos.

Esta cartera sacó a la calle a un ejército de alrededor de 350 fiscalizadores a nivel nacional, que ha sometido a revisión a más de 5.500 alimentos. En estos controles, la autoridad sanitaria detectó 571 lugares donde habría un posible incumplimiento, ya sea porque, por ejemplo, el producto no tiene el rotulado exigido o contiene publicidad dirigida a niños, lo cual está prohibido. El 48% de estos casos sospechosos corresponde a inspecciones realizadas en supermercados y el restante 52%, a establecimientos educacionales.

Aún no hay cifras concretas sobre el efecto de esta nueva normativa en la población. Lorena Rodríguez, jefa de Nutrición y Dietética del Minsal, asegura que "es imposible evaluar tan rápido, ya que un patrón de consumo requiere un cambio cultural que va más allá de ver solo logos, reconocerlos y preferir alimentos con menos sellos".

Hay que considerar que la norma busca reducir los índices de sobrepeso y obesidad, los que sitúan a Chile entre los primeros lugares del ranking mundial de la OCDE. El exceso de kilos preocupa especialmente en niños y adolescentes: uno de cada 10 menores de seis años es obeso y uno de cada cuatro menores en 1° básico también lo es.

La campaña de vigilancia del Ministerio de Salud se enfoca en las cadenas de supermercados y almacenes grandes, donde hay mayor flujo de público. También están bajo el escrutinio los establecimientos educacionales, porque es donde se concentra la mayor cantidad de niños.

En regiones, Valparaíso es la que tiene la mayor cantidad de inspecciones y suma 220 revisiones entre supermercados y establecimientos educacionales. A esta le sigue la Región Metropolitana, con 168 fiscalizaciones; O'Higgins, con 114, y Biobío, con 102 controles.

Según Lorena Rodríguez, del Minsal, las encuestas independientes al ministerio han arrojado que más del 50% de la población manifiesta estar dispuesta a cambiar o que incluso ya ha modificado su patrón de consumo. Esto ya sea que compra menos productos, que los reemplaza por otros o que simplemente compra una marca que tenga menos sellos negros.

Supermercados cambiaron ingredientes de productos de marca propia

Ante esto, las principales cadenas de supermercados señalan que no tienen aún un balance del efecto de la ley en los hábitos de consumo, pero las cifras indican que no han bajado sustancialmente las ventas de los productos rotulados con los sellos negros.

Eso sí, las cadenas han reformulado una serie de artículos para evitar ponerles tales etiquetas, en especial en aquellos de mayor venta. Walmart, por ejemplo, bajó el nivel de sodio de sus hamburguesas en la marca propia, así como reemplazó el azúcar por la stevia en bebidas y tipos de café, también de su marca. En total, la cadena de supermercados de origen estadounidense ha reformulado unos 20 productos de todo tipo, en especial de la línea deli, cecinas, bebidas y cafés. La estrategia de Walmart es seguir haciéndolo. "Somos seguidores de tendencia y si el producto líder en la categoría tiene menos azúcar, sodio o grasas, nosotros cambiaremos para parecernos a él", comentan al interior de la cadena.

SMU, del grupo Saieh, informó que el 10% de los productos de marca propia fue reformulado y hace ver que ya antes de la vigencia de la norma habían adaptado algunos alimentos, reemplazando azúcar por stevia , o sin adición de sodio o grasa, para así no tener discos negros.

A diferencia de otros retailers y proveedores, SMU sí estima que hay cambios en los patrones de consumo. "La gente se está preocupando más por su alimentación y esta ley les permite tener mayor acceso a información respecto de lo que compran", sostienen en la firma que opera las cadenas de supermercados Unimarc y Mayorista 10, entre otras. Agregan que a nivel de industria han visto que categorías como chocolates, sopas, cremas o margarinas han perdido algo de peso en sus ventas.

Desde el Ministerio de Salud, Lorena Rodríguez, afirma que en el proceso de vigilancia y fiscalización han detectado que en la industria "muchos han cambiado la composición de alimentos que podrían haber quedado 'alto en' y que le han bajado nutrientes críticos como grasas saturadas, sodio o azúcar y, por lo tanto, han quedado libres de sellos".

Bebidas: sube consumo de gaseosas light

Andina, la embotelladora del grupo Said, saca cuentas alegres. José Luis Solórzano, gerente general Coca-Cola Andina Chile, sostiene que las gaseosas zero y light han crecido de manera relevante, al igual que los jugos "cero azúcar añadida".

La compañía realizó varios cambios en sus productos. "En el marco de la nueva ley, hemos modificado nuestras fórmulas de Quatro y de Nordic en gaseosas, además de Kapo, Aquarius y la totalidad de nuestros jugos", explica Solórzano. "Con esto, un 80% de nuestros SKU (categorías) no tienen ningún sello 'alto en', lo que representa cerca de la mitad de nuestro volumen total de venta", resalta.

Estos cambios son complementarios a campañas de márketing hechos en conjunto con Coca Cola Inc. para resaltar los atributos de la Coca-Cola Light, Zero y Life (mezcla de azúcar y endulzante).

El ejecutivo de Andina resalta también que la compañía ha extendido su oferta de productos sin azúcar a más clientes. Si en 2014 llegaban con ellos al 55% de sus consumidores, hoy están disponibles para el 85% de sus 62.500 clientes al año. El gerente destaca la alta participación de mercado que tiene Andina en el segmento sin azúcar.

"En la medida que los consumidores cambien productos sin azúcar tendremos un mayor volumen de ventas", anticipa Solórzano.

The Coca Cola Company, la dueña de la famosa bebida, agrega que en los últimos dos años han reformulado 29 productos, con importantes reducciones de azúcar. Entre ellos destacan los productos Andina del Valle, Aquarius y Quatro. "Actualmente, el 60% de nuestro portfolio es bajo o sin calorías", dicen en la empresa.

CCU, del grupo Luksic, hace ver que, en lo inmediato, "no ha habido efectos concretos en las ventas de la compañía y tampoco vemos cambios relevantes en el corto plazo".

5.500 alimentos

aproximadamente se han fiscalizado en el país desde el 27 de junio pasado. Se han realizado 541 inspecciones en supermercados y otras 892 revisiones en centros educativos.

220 inspecciones

se han realizado en la Región de Valparaíso, la zona donde ha habido más fiscalizaciones. Le sigue la Región Metropolitana, con 168 revisiones, y O'Higgins, con 114 controles.

McDonald's sigue vendiendo la "cajita feliz" con juguetes



McDonald's sigue vendiendo la "cajita feliz" con juguetes en todos sus locales, salvo en el de Macul, sostiene la compañía de origen estadounidense. Este establecimiento fue fiscalizado al inicio de la entrada en vigencia de la nueva normativa y la muestra de nuggets registró niveles fuera de la norma, por lo cual se suspendió la venta de la "cajita feliz" en ese único local.

Sin embargo, Lorena Rodríguez, jefa de Nutrición del Ministerio de Salud, explica que hay más de un sumario en curso respecto a la "cajita feliz" y sus homólogos de otras cadenas de comida rápida. Añade que "si el alimento que contiene supera los límites, no puede hacer publicidad dirigida a niños". Agrega que como ese es un alimento no envasado, sino a granel, cuando "tenemos la sospecha de que el alimento supera los límites, tenemos que hacer pruebas de laboratorio". Actualmente se están haciendo nuevas pruebas para determinar si este producto, que ha generado gran controversia a nivel internacional, cumple o no con lo reglamentado.

Halloween: se terminan las calabazas con dulces, pero habrá disfraces









 

     

La Ley de Etiquetado llegó para quedarse y sin excepciones para las festividades que vienen. El próximo mes es Halloween, y los supermercados ya están analizando cómo adaptar sus ventas a la nueva normativa. Lorena Rodríguez, jefa de Nutrición del Minsal, confirma que sí será posible vender dulces, pero que estos "no podrán tener publicidad dirigida a niños".

Los disfraces de vampiros, brujas y las calabazas, tridentes y otros tendrán que estar en un pasillo separado de los dulces, debidamente rotulados, y que será decisión de la familia "si le compra solo el disfraz o además compra dulces con el logo 'alto en'", indica Rodríguez.

Con todo un team de abogados, Walmart definió su estrategia para enfrentar este Halloween hace varios meses. Viene una serie de cambios: la calabaza ya no tendrá dulces, pero se venderá sin golosinas en la sección juguetes. Los caramelos también se comercializarán, pero en la góndola correspondiente. Los envases de dulces y chocolates ya no tendrán brujas ni arañas ni calabazas ni gatos negros, y ningún tipo de ilustración que pueda llamar la atención del público infantil.

Las golosinas que se importan para abastecer el aumento del consumo para esta fecha vienen sin ninguna alusión a la festividad. Eso sí, insisten en que habrá disfraces y juguetes de todo tipo -tridentes, gatos, brujas, vampiros, telarañas, calabazas, etc-, pero separados de los dulces.

Además, la industria ya se está preparando para la próxima festividad clave, luego de Halloween, que supondrá un nuevo desafío para cumplir con la Ley de Etiquetado: la Navidad. En el sector sostienen que Coca-Cola defenderá el uso de su Viejo Pascuero, todo un ícono para la marca estadounidense.

 Envases retornables tendrán sellos impresos en las tapas

 

Otro producto que ha estado en el centro de la polémica son las bebidas con envases retornables que tienen una vida útil de al menos cinco años en el mercado y que su etiqueta nutricional está impresa en la botella misma. Para que cumplan con la normativa e incluyan los sellos "alto en" se deberían confeccionar nuevos envases, pero esto tiene un costo muy alto tanto en dinero como también para el medio ambiente.

Ante esta polémica, el Ministerio de Salud resolvió que los sellos estuvieran impresos en las tapas de las bebidas -que sí se cambian cada vez que se consume la gaseosa-, mientras cumplen su período útil. "En la que medida que esos envases vayan caducando, van a ir apareciendo también los sellos en el envase mismo", afirma Lorena Rodríguez, Jefa de Nutrición del Minsal.

Industria, preocupada por próximas actualizaciones de la norma



A solo tres meses de implementada la ley, la industria ya tiene ciertas aprensiones por lo que viene. En los próximos tres años habrá dos actualizaciones en la norma, que implican más exigencias respecto de la cantidad de nutrientes críticos y aporte calórico de un alimento. En junio de 2018 -a 24 meses de implementada la ley- se concretará el primer ajuste, y el segundo se hará en junio de 2019.

Rodrigo Álvarez, presidente de AB Chile -gremio que reúne a representantes de la industria de alimentos y bebidas-, señala que como industria, les preocupa que los nuevos límites que se establezcan en el reglamento "signifiquen nuevamente un cambio de características de los productos y también una reducción de nutrientes tan masiva como el esfuerzo que se hizo ahora". Aunque la ley fija estrictos parámetros en publicidad y zanjó cuándo es posible incorporar dibujos e íconos en virtud de la propiedad intelectual, Álvarez expresa reparos por la discrecionalidad de los secretarios regionales ministeriales (seremis) de Salud, que son los que en la práctica fiscalizan el cumplimiento de la norma.

 

Publicado en: 
El Mercurio por Fiorenza Gattavara y Valeria Ibarra