Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

26 de Junio de 2016
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.libredelacteos.com
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.libredelacteos.com

La salud pública es una disciplina ingrata, afirman sus cultores. Prueba de ello es que durante los últimos años los intentos de proteger a la población han llevado a fomentar políticas que generan críticas porque podrían amenazar las libertades individuales.

Así ocurrió con las dos leyes antitabaco -que restringieron el consumo de cigarrillos en espacios de uso público-, luego con la Ley Tolerancia Cero -que busca evitar el consumo de alcohol entre conductores- y hoy con la entrada en vigencia de una nueva norma que busca cambiar los hábitos de consumo de los chilenos: la Ley de Etiquetado de los Alimentos, que pretende generar un reordenamiento en el consumo de los productos alimenticios envasados, al obligar a los productores a colocar una advertencia negra, de forma similar a un disco pare, que distinga a los alimentos de acuerdo a su aporte nutricional, y que según las estimaciones oficiales, deberá portar alrededor del 20% del total de alimentos envasados.

La nueva norma no es antojadiza, sino que busca combatir la curva ascendente que registra el país en materia de sobrepeso y obesidad, donde dos tercios de la población sufre de ellas, según los datos del Ministerio de Salud, y que posicionan a Chile como uno de los países con mayor prevalencia de estos problemas en la región.

Además de la guía que pretenden ser las etiquetas de advertencia, desde hoy quedan proscritos los alimentos que las contengan de los quioscos de los colegios, con lo que se intenta apuntar al 32% de menores de seis años con sobrepeso y obesidad que hay en Chile, ya que es en este grupo en el que puede ser más efectivo un cambio de conducta.

Otra de las regulaciones que impone la norma es la prohibición de publicitar en medios de comunicación masiva los productos señalados con las etiquetas (o que se elaboren con ellas) que contengan las advertencias, así como también se elimina la posibilidad de que las empresas ofrezcan cualquier gancho comercial (entendido como presencia de personajes infantiles, promociones o regalos) para productos que apunten a menores de 14 años.

Todas estas materias serán evaluadas, a corto, mediano y largo plazo, según la autoridad. Sobre el punto, el subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows, plantea que "hay una primera evaluación del reglamento respecto de los procesos, que va a implicar, por ejemplo, medir cuántas empresas han cambiado su formulación, cuál ha sido la conducta de las compañías respecto de los rotulados y, por ejemplo, si han tenido o no impacto los rótulos similares al sello negro pero con otro color y otro mensaje que han usado otras empresas, porque si es que ha habido impacto de esas cosas, puede que se requiera más bien pronto algún tipo de modificación".

Luego de esta, se contempla otro estudio que tendrá que mostrar si hubo o no un cambio en la conducta de consumo. "En eso, nosotros deberíamos estar haciendo en 2019 o 2020 una nueva encuesta de conducta alimentaria, donde deberían verse reflejados cambios en la alimentación", explica Burrows.

Finalmente, se hará una evaluación al impacto de la norma. "La vamos a estar viendo de aquí a diez años más, probablemente en reducciones significativas en las tasas de obesidad, especialmente en algunos indicadores que tenemos nosotros, como son las evaluaciones Junaeb a los niños en primero básico. Es decir, que lleguen al colegio con menos sobrepeso del que están llegando actualmente", explica el subsecretario.

Las primeras señales sobre el comportamiento de la industria son buenas, aunque en el Ministerio de Salud prefieren mantener la cautela. Según AB Chile, gremio que agrupa a las empresas productoras de alimentos, ha habido cambio en las formulaciones de 1.550 productos, que corresponden a cerca del 20% del total. Para el Ministerio de Salud, a partir de hoy habrá "sorpresas" en mercados como los de los cereales y los yogures, en los que algunos productos quedarán libres de cualquier etiqueta.

El primer gran logro que la autoridad espera conseguir es poner un tope a la tendencia al alza de las cifras de sobrepeso y comenzar así a reencauzar la alimentación de los chilenos.

Publicado en: 
El Mercurio por R. Olivares y N. Cabello