Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

10 de Noviembre de 2015

Temática

Foto: Juan Eduardo López, El Mercurio
Foto: Juan Eduardo López, El Mercurio

Compartir experiencias es una forma efectiva de mejorar el comportamiento saludable entre quienes presentan factores de riesgo cardiovascular, concluye un estudio desarrollado por el Mount Sinai Hospital de Estados Unidos.

En alianza con el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III de España, los investigadores analizaron el caso de 543 ciudadanos españoles -todos de entre 25 y 50 años- que presentaban al menos un factor de riesgo: dieta pobre, sobrepeso, hipertensión, adicción al cigarro o una vida sedentaria.

A todos se les solicitó visitar de forma constante un centro de salud, pero mientras a algunos se les pidió reunirse de forma exclusiva con un médico, a otras 277 personas se les invitó a participar en terapias grupales una vez al mes.

En estas reuniones los pacientes recibían información sobre cómo prevenir enfermedades al corazón y conversaban respecto a sus experiencias tratando de disminuir el riesgo.

La idea de poner a las personas a conversar fue la misma detrás de grupos como alcohólicos anónimos, explica Valentín Fuster, director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III.

"La efectividad de estas intervenciones mediante grupos de terapia me hizo pensar que la misma estrategia se podía aplicar a otros problemas de salud, incluyendo las enfermedades al corazón", dice.

Tras un año de seguimiento, el grupo de Fuster pudo ver que el 67% de quienes participaban en sesiones grupales disminuían sus factores de riesgo cardíaco. En contraste, solo el 56% de quienes se controlaban periódicamente con su médico lo hacían.

Donde hubo mayor diferencia entre quienes conversaban con otras personas en riesgo, versus solo hablarlo con un profesional de la salud, fue en el número de pacientes que dejó de fumar tras estos encuentros: mientras 39% de quienes se reunieron con otros eliminaron el cigarro de su vida, solo el 20% sin apoyo de grupo indicó haberlo hecho.

Publicado en: 
Vida, Ciencia y Tecnología, El Mercurio