Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

20 de Diciembre de 2016

Temática

Bajo licencia Creative Commons / www.thebrownandwhite.com
Bajo licencia Creative Commons / www.thebrownandwhite.com

"El consumo de alcohol es el factor de riesgo que causa más muerte y discapacidad en Chile". Así se inicia la carta al director que distintas sociedades médicas chilenas y la Asociación de Facultades de Medicina de Chile enviaron a "El Mercurio" y que fue publicada ayer, planteando su preocupación por este tema.

"En nuestro país muere una persona por hora debido a los efectos del consumo de alcohol, y el 50% de las muertes de hombres entre 15 y 29 años también es atribuible a este factor", continúa la misiva.

Esta dramática situación llevó a la Academia Chilena de Medicina a organizar la semana pasada el seminario "Consumo de alcohol y adolescencia". En esa ocasión se destacaron algunas estrategias exitosas para revertir esta situación, como reducir los puntos de venta y subir los precios de estas bebidas.

Por su parte, en la carta se destaca la regulación de la publicidad del alcohol, algo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce como una de las medidas preventivas más eficientes que existen.

Y de paso, los firmantes advierten que el proyecto de ley, que restringe la normativa existente, lleva 14 años en el Congreso sin tener avances sustantivos desde hace más de un año.

Ponerle urgencia

"Estamos con sobrecarga de trabajo", dice el diputado Víctor Torres Jeldes, presidente de la comisión de Salud de la Cámara de Diputados. Debido a esto, explica, aumentaron de uno a dos días las sesiones semanales de la comisión.

"Estamos viendo la Ley de Salud Mental, la de despenalización del autocultivo de cannabis y después viene la Ley de Tabaco", detalla Torres, quien es médico de profesión.

La solución para esta situación es "que el Ejecutivo le ponga urgencia al proyecto de ley de alcohol". Esta es la única forma, porque toma tiempo tramitar y aprobar una ley, ya que se deben recibir a muchos especialistas para que opinen sobre ella.

"Aquí no hay falta de voluntad, pero la priorización de los proyectos viene del Ejecutivo", advierte Torres.

Y justamente lo que piden las sociedades médicas es calificar de "urgente" el proyecto. "Chile se merece una ley adecuada, porque lo que estamos viviendo es un problema de salud pública", afirma el doctor Luis Felipe González, presidente de la Sociedad Chilena de Pediatría.

"Somos testigos de niños que consumen alcohol y drogas a partir de los siete u ocho años, y la OMS nos destaca en América Latina como los mayores bebedores a nivel infanto-juvenil", agrega el especialista.

Incluso, dice, hoy ya no se ve desnutrición por falta de alimentación, pero sí madres que beben alcohol y sus niños nacen desnutridos. Esos son los niños que actualmente están en la Corporación para la Nutrición Infantil (Conin).

"Las encuestas y estadísticas muestran un aumento en los adolescentes que beben en forma excesiva", dice el doctor Humberto Reyes, presidente de la Academia Chilena de Medicina, y una de las medidas que ayudan a revertir esto, dice, es el control de la publicidad.

"Vemos, incluso, poleras deportivas para niños con la marca de cervezas o destilados, y así se asocia el deporte con el consumo de estas bebidas", agrega el doctor Reyes.

Otro aspecto es el de educar a la población. "Tiene que haber conciencia de lo que significa el beber riesgoso. Debe haber un etiquetado que advierta de los riesgos de beber alcohol. En otros países, este tipo de bebidas tienen incorporada esta advertencia", explica González.

Por todas estas razones, los firmantes advierten que cada día que pasa "sin que implementemos medidas efectivas para evitar el inicio o reducir el consumo riesgoso de alcohol, significa daños para la salud y muerte de muchos chilenos y chilenas".

Publicado en: 
Sebastián Urbina, El Mercurio