Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

14 de Diciembre de 2016

Temática

Chile Vive Sano
Chile Vive Sano

Cerca de 35º se esperan para hoy en Santiago, que podría ser la temperatura más alta del año. Condiciones que complican a quienes diseñaron su plan de entrenamiento para alguna de las pruebas del verano.

"No hay que cortar el entrenamiento, no es recomendable, pero sí hay que tomar medidas, básicamente con la hidratación: tomar líquido constantemente, antes y durante el ejercicio", expone Matías Brain, entrenador del Brain Team.

"Hay que beber agua o productos isotónicos, nada de bebidas azucaradas o energéticas, porque no cumplen un rol hidratador", aporta Víctor González, productor de eventos y competidor en pruebas outdoors .

Otro aspecto importante es tratar de evitar las horas de más alta temperatura y con exposición solar directa.

"Idealmente, es recomendable cuando recién está amaneciendo, cerca de las 7:00 de la mañana, porque además de que la temperatura está más fresca, el aire es de mejor calidad, con menores niveles de polución. Si no, es mejor después de las 19:00 horas", aconseja Luis Montenegro, ex atleta y hoy entrenador de Run Chile.

Ropa ligera

El otro consejo importante es utilizar ropa ligera para mejorar la ventilación del cuerpo durante el ejercicio.

"Hay telas especiales para ese aspecto, pero lo importante es correr con manga larga, para proteger el impacto de los rayos solares en los brazos. Además, usar jockey, ojalá con el alero trasero que protege el cuello", admite González.

"Las ropas oscuras o negras retienen más el calor. Si no puede entrenar en horas más frescas, hay que utilizar ropa blanca o de tonos claros", destaca Brain.

"Traten de usar poleras con pocas costuras, porque con el roce del braceo y el sudor se generan heridas en la piel", sugiere Montenegro.

 
Publicado en: 
Héctor Opazo, El Mercurio