Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

14 de Diciembre de 2016

Temática

Chile Vive Sano
Chile Vive Sano

Aquello de ver el vaso siempre medio lleno tiene sus beneficios: se vive más y mejor. Una investigación realizada en Inglaterra deja de manifiesto que mantener a través de los años una actitud de gozo y optimismo con la vida, pese a las adversidades, se asocia a una menor mortalidad y, por tanto, a una mayor longevidad.

Para llegar a esta conclusión, el doctor Andrew Steptoe, del Departamento de Epidemiología y Salud Pública del University College de Londres, preguntó a 9.365 hombres y mujeres mayores de 50 años (la edad promedio es 63) con qué frecuencia se sentían contentos con su vida.

Todos ellos participan en el Estudio Longitudinal Inglés de Envejecimiento (Elsa, su sigla en inglés), que comenzó en 2002 y tiene como objetivo medir diferentes parámetros en la población adulta mayor. Steptoe y sus colegas evaluaron la autopercepción de bienestar de estas personas en tres ocasiones, separadas por lapsos de dos años.

Así observaron que el 24% de los participantes respondieron en las tres ocasiones que "nunca" o "raramente" se sentían contentos con su vida; el 20% reportó altos niveles de disfrute en, al menos, una de las encuestas; el 22% en dos, y el 34% dijo sentirse pleno las tres veces que fueron evaluados.

Luego, al comparar estos datos con el total de muertes ocurridas en el período analizado (hubo 1.310 fallecimientos hasta 2013), se observó una mortalidad más alta entre las personas que decían sentir menos satisfacción.

"En comparación con este grupo, el riesgo de mortalidad por cualquier causa era hasta 24% menor entre las personas que dijeron disfrutar plenamente de la vida en las tres ocasiones que las encuestamos", cuenta el doctor Steptoe.

El investigador añade que más mujeres que hombres reconocían disfrutar más su vida, y lo mismo ocurría entre los participantes que estaban casados o emparejados, aquellos con mayor nivel educacional y los con mejores ingresos.

Steptoe precisa que como se trata de un estudio observacional, no se pueden extraer conclusiones causales. Sin embargo, estos resultados "agregan una nueva dimensión al significado del bienestar subjetivo (sentimientos de disfrute y satisfacción con la vida) para la calidad de vida de una persona".

A su juicio, esto demuestra que la salud no depende solo de valores físicos, sino también de la actitud con la que se enfrenta la vida, lo que suele implicar hábitos más saludables o, al menos, una mayor preocupación por permanecer en buenas condiciones.

En un estudio previo realizado por el mismo Steptoe en 3 mil personas, se vio que quienes son más optimistas presentan niveles más bajos de cortisol, la llamada hormona del estrés, que en cantidades elevadas favorece la aparición de enfermedades como la hipertensión o problemas cardiovasculares.

Asimismo, un trabajo de la U. de Harvard también sugiere que aquellos que viven con un mayor sentido de bienestar tienen 50% menos de probabilidades de padecer una enfermedad cardiovascular, independiente de la edad, el nivel socioeconómico, su peso o si son fumadores o no.

 
Publicado en: 
El Mercurio