Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

17 de Enero de 2017

Temática

Bajo licencia Creative Commons / www.ntn24.com
Bajo licencia Creative Commons / www.ntn24.com

Se tiende a asociar a la adolescencia y a la primera etapa de la adultez. Por eso la doctora Nadia Micali, del departamento de Psiquiatría del University College de Londres y de la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Monte Sinaí (Nueva York), se sorprendió al ver los resultados.

Después de analizar a 5.658 mujeres en la mediana edad, vio que el 15,3% de ellas había tenido un trastorno alimentario, como anorexia, bulimia o atracones de comida durante su vida. Y que el 3,6% tenía un trastorno alimentario activo entre los 40 y 50 años.

"No esperábamos que los trastornos alimentarios fueran tan comunes en esa etapa de la vida", dice la doctora Micali a "El Mercurio".

"Algunas mujeres habían tenido un desorden alimentario por muchos años, pero para el 42% de ellas el trastorno comenzó en la mediana edad", agrega.

Enfermedad crónica

En Chile, la realidad no es muy diferente. "No tenemos cifras, pero los casos de mujeres de esa edad existen", dice la doctora Eliana Reyes, directora de la Asociación Chilena de Nutrición Clínica.

Eso sí, según los casos que a ella le ha tocado ver, suelen ser mujeres que comenzaron con el trastorno cuando más jóvenes.

"Muchas no tuvieron diagnóstico, y otras fueron tratadas, pero como es una enfermedad crónica, entonces la persona no se cura, siempre va a tener este trastorno. Lo importante es aprender a mantenerlo controlado, a aceptar un peso mayor", dice.

Mujeres con osteoporosis prematura, caída del pelo, pérdida de dientes, con daños al esófago o con erosiones en los nudillos son algunas de las marcas que la doctora Reyes ha visto en las pacientes mayores de 40 años.

"Los daños de desnutrición en la adolescencia perduran en el tiempo", asegura.

A la consulta de Jaime Silva, psicólogo del Programa Vivir Liviano de Clínica Alemana, no es raro que lleguen mujeres adultas con trastornos alimentarios.

Eso sí, reconoce Silva, la mayoría acude primero a otro especialista preguntando por su sobrepeso. "Problemas metabólicos, resistencia a la insulina. En general, son mujeres que están preocupadas por su aumento de peso y en la consulta se detectan problemas de conducta alimentaria".

El aumento de peso se debe a una razón clara: "Los trastornos más frecuentes son los trastornos por atracón o bulimia nerviosa. Estos tienen episodios de sobreingesta de comida, y en ambos casos hay un aumento progresivo de peso", agrega Silva.

La buena noticia es que el tratamiento en las pacientes mayores tiene un buen pronóstico, según la doctora Reyes: "En mi experiencia, en la adultez están más conscientes de los daños para su salud. En la adolescencia, en cambio, es un período de muchos cambios, un período en que se vuelven rebeldes".

La doctora Verónica Álvarez, nutrióloga del Centro de Nutrición y Enfermedades Metabólicas de Clínica Las Condes, cree que las razones que gatillan estos trastornos en la mediana edad son diversas.

"A veces es un trastorno que se tenía, pero se mantenía controlado el peso a través del ejercicio. Pero después se embarazan y no pueden hacer tanto ejercicio. O suben de peso porque el metabolismo va disminuyendo y se les hace más difícil controlar los kilos y eso les genera más angustia".

Los investigadores del estudio publicado en la revista BMC Medicine no están seguros aún de cuál es la causa: "Puede deberse a los eventos en esa etapa de la vida y quizás a factores hormonales, pero necesitamos estudiar mejor a esas mujeres", reconoce la doctora Micali.

Publicado en: 
Amalia Torres, El Mercurio