Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

05 de Abril de 2016
Foto: El Mercurio
Foto: El Mercurio

Vivir en ciudades tiene habitualmente un costo de salud producto del estrés y del sedentarismo que favorecen las grandes urbes. Esto, a su vez, se traduce en más enfermedades crónicas, como la obesidad, la hipertensión y la diabetes.

Pero esta realidad puede cambiarse. Tal como lo demuestra un estudio realizado en 14 ciudades del mundo, existen varios factores que si están presentes en el diseño urbano de sus barrios, ayudan a que sus habitantes tengan hasta 90 minutos más de actividad física a la semana.

En estas urbes se reclutó a 6.822 adultos de entre 18 y 66 años, quienes usaron acelerómetros colocados en su cintura para registrar minuto a minuto su actividad física, por un mínimo de cuatro días. Los resultados del estudio se publican en la revista The Lancet.

La investigación demostró que quienes viven en barrios con más densidad residencial, más calles interconectadas, más paradas de transporte público y más parques cercanos son más activos físicamente. Al analizar los datos se vio que Baltimore era la ciudad que presentaba el promedio más bajo de actividad física, con 29 minutos al día, mientras que Wellington era la de promedio mayor, con 50 minutos.

Estas características benefician a los habitantes en forma transversal, sin importar la edad, sexo, educación, estatus marital y laboral, ni tampoco su nivel socioeconómico.

"Los vecindarios con alta densidad residencial tienden a tener más calles conectadas y es más probable que cuenten con tiendas y servicios locales, que llevan a las personas a caminar más para hacer compras o pasear", dice James Sallis, autor principal de esta investigación y profesor de la Universidad de California en San Diego. Paradójicamente, el contar con más paraderos de transporte colectivo lleva a las personas a caminar más, ya que tienen más opciones para elegir el medio que mejor les sirve.

"La cantidad de parques también es importante, ya que las áreas verdes no solo proveen lugares para hacer deportes, sino también un ambiente placentero para caminar, contribuyendo a una mejor salud", agrega Sallis.

Ciudades más humanas

"Aunque muchas veces lo primero que se asocia a una ciudad saludable son los parques con máquinas de ejercicio, en realidad se ha visto que contar con un buen sistema de transporte colectivo es lo más relevante. Asimismo, es bueno que se peatonalicen las calles de la ciudad que a su vez favorece el caminar", afirma Gastón Cañas, urbanista de la Universidad Mayor.

Según este académico, se ha perdido el sentido de hacer ciudades por un anhelo de tener un buen lugar para vivir. "No solo hay que pensar en optimizar los tiempos de viaje. El hecho de vivir en una ciudad bonita es muy importante también, ya que nos da humanidad y calidad de vida", añade Cañas.

La doctora Shifalika Goenka, de la Fundación de Salud Pública de la India, al comentar este trabajo, urge a "intervenir las ciudades para proveer ambientes que cambien la forma en que vivimos y reviertan el sedentarismo urbano".

Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina