Publicado el

19 de Octubre de 2017

Temática

Foto: Bajo licencia creative commons / Pixhere
Foto: Bajo licencia creative commons / Pixhere

Más hospitalizaciones y cuadros asmáticos más severos son consecuencia de tener un índice de masa corporal elevado. 

 

La obesidad no solo ocasiona problemas cardiovasculares, metabólicos y se relaciona con enfermedades como el cáncer.

Un nuevo estudio comprobó la relación que hay entre obesidad y asma infantil. Luego de seguir a 38.679 niños japoneses que habían sido hospitalizados por una crisis asmática, se vio que los obesos tenían más posibilidades de ser reingresados en el hospital 30 días después de haber sido dados de alta, y que tendían a permanecer más tiempo hospitalizados por esta causa que los niños con un peso normal.

Los autores del estudio, publicado en la revista Pediatric Allergy & Immunology, explicaron que estos resultados demuestran que la obesidad es un factor de riesgo para reiteradas admisiones hospitalarias entre los niños con asma, "lo que indica la importancia de la prevención de la obesidad pediátrica".

En Chile, los médicos también saben de esta relación entre obesidad y asma. "Este tema se lleva estudiando varios años y se ha visto la relación de obesidad con menarquia prematura y con un aumento de la frecuencia de asma", dice la doctora Bárbara Walker, broncopulmonar infantil de la Clínica Alemana.

La relación entre un alto índice de masa corporal y asma sería multifactorial. "Las células de adipositos, es decir de grasa, de los pacientes obesos producen una proteína que se llama leptina, que estaría involucrada en un aumento de la inflamación de la vía aérea. También hay algunos factores genéticos, que ocupan los mismos locus (ubicación) en algunos cromosomas y podrían influir. Además, el hecho de ser obeso disminuye la actividad física, son niños que se cansan más rápido, por lo que cuesta más que tengan un mejor control".

Por todo eso, cuando ella ve llegar a un paciente con sobrepeso a su consulta, siempre comienza recetándole bajar de peso. Según agrega, hay estudios que demuestran que al disminuir el índice de masa corporal la frecuencia de asma también disminuye.

"Es importante que los niños con asma hagan una vida normal con harto ejercicio. Muchas veces cuesta ponerlos a hacer ejercicio cuando están obesos, porque la familia está reacia. Pero a veces el niño se cansa porque está gordo, no porque se obstruya", agrega.

Eso sí, según explica la doctora Carmen Venegas, broncopulmonar y encargada del Programa de Asma de la Red de Salud UC Christus, esta relación no solo se ve en la infancia. "Los obesos desarrollan más asma tanto en la infancia como en la adultez. Eso está bien demostrado. Y además, los asmáticos que son obesos son más graves que los asmáticos que no son obesos".

"Por un lado hay una relación de causalidad, y por otro, uno de gravedad", resume la especialista.

Según agrega, a veces se dice que los niños asmáticos son obesos porque no pueden hacer ejercicio, "pero eso no está tan claro, más probablemente es la obesidad la que causa el asma y no al revés".

 
Publicado en: 
Amalia Torres / El MERCURIO