Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

18 de Mayo de 2016
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.ntn24.com
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.ntn24.com

Si se suman todas las ferias libres que hay en Santiago, la cifra llega 336, y la mayoría de ellas están ubicadas a una distancia a la que es posible llegar caminando.

De hecho, el 59% de los hogares de la capital tienen una feria a 600 metros o menos de distancia, según los datos del estudio "Accesibilidad a ferias libres en la trama urbana", realizado por investigadores del Laboratorio Ciudad y Territorio de la Universidad Diego Portales.

"Esta distancia (de 600 metros) es el equivalente a llegar a la feria luego de diez minutos de caminata", explica el arquitecto Rodrigo Mora, quien participó en el estudio.

En la investigación, además, se vio que hay grandes diferencias de cercanía a las ferias según las comunas (ver mapa).

Si en Vitacura el 6% de la comuna tiene una cobertura métrica de ferias -no toma en cuenta los hogares, sino la trama de calles comunales-, en La Granja llega al 95%.

"No significa que las comunas más ricas no compren en las ferias libres, sino que no tienen una feria libre tan próxima y que es probable que cuando vayan a una lo hagan en auto", agrega Mora, quien realizó el estudio junto a Carlos Rothmann, Genaro Cuadros y Francisco Bosch.

Si se analiza por grupo socioeconómico, la diferencia también es clara: el 29% de los hogares que están en el segmento ABC1 tienen una feria libre cerca. Esta cifra comienza a subir progresivamente -el C2 tiene una feria cerca en el 52% de los casos, el C3 en el 63%, el D en el 70%- , hasta llegar al grupo E, donde el 71% de los hogares tiene una feria a 600 metros o menos de distancia.

Lugar de encuentro

Las ferias libres son un espacio reconocido de cohesión social y de identidad, sobre todo en algunos sectores de la población. Mora lo explica así: "La feria libre es el espacio donde los políticos van siempre a besar guaguas. Es un espacio muy importante en los sectores populares, donde todo el mundo se encuentra".

Sin embargo -dice-, los datos de su investigación también concluyen que estos espacios deberían aprovecharse para lograr mejorar la salud de la población.

"La feria libre tiene dos virtudes: en los sectores más pobres, donde hay más obesidad, también es donde hay más ferias cerca de sus hogares. Eso puede ayudar a que la gente consuma alimentos más saludables, y además es una buena excusa para realizar actividad física moderada al irse caminando".

Clases de cocina

Sin embargo, según Rodrigo Mora, el espacio de las ferias está siendo desaprovechado para estos propósitos. "Está cerca de la gente, es un espacio comunal que provee de frutas y vegetales y facilita la actividad física, pero eso está siendo desatendido. No hay un plan ministerial que enseñe a cocinar en las ferias libres o que haya tomado las ferias libres para promocionar una forma de vida saludable".

En Chile -dice- existe una necesidad, "tenemos el tercer índice más alto de obesidad de América, después de Estados Unidos y México, y más del 90% de nuestra población es sedentaria. Pero no todo está perdido: tenemos una economía informal de frutas y verduras próxima a la mayoría de los hogares".

Publicado en: 
El Mercurio por Amalia Torres