Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

02 de Agosto de 2017

Temática

Bajo Licencia Creative Commons /  Pixabay Timasu
Bajo Licencia Creative Commons / Pixabay Timasu

Un grupo de investigadores que estudió a 981 personas encontró que alrededor del 20% de los adultos que tienen peso normal presenta problemas de salud, como diabetes. 

Se ven delgadas y tienen un peso normal. Pero a pesar de esto, son personas que desarrollan una serie de problemas de salud, como resistencia a la insulina, diabetes o altos niveles de un tipo de grasa (triglicéridos) en la sangre.

Se trata de alteraciones del metabolismo que los afectan, debido a que acumulan la grasa corporal dentro de su abdomen, a diferencia de quienes la depositan en las caderas, glúteos y piernas, y que son más saludables.

Así se concluye de un estudio realizado por investigadores del Hospital Universitario de Tubinga, en Alemania, quienes analizaron a 981 personas. En ellas estudiaron la distribución de su grasa con el uso de resonancia magnética y otros tipos de imágenes, como la espectroscopia de resonancia magnética.

Según vieron, el 20% de los adultos con peso normal tiene la grasa depositada en el abdomen y en el hígado. Por esto, tienen un riesgo 300% mayor de tener problemas cardíacos, e incluso de morir, comparado con quienes tienen un peso y un metabolismo normales.

La distribución de la grasa es tan importante, que incluso los obesos en forma de pera (ver recuadro) -es decir, que acumulan grasa en las caderas y las piernas, por lo que tienen un buen metabolismo- poseen un riesgo de enfermar que es solo 25% mayor respecto de los delgados que acumulan las grasas en las mismas zonas.

El trabajo se publicó ayer en la revista Cell Metabolism.

Piernas decisivas

Durante el estudio, los investigadores encontraron que tener poca cantidad de grasa en las piernas fue el determinante más fuerte de riesgo metabólico en los sujetos delgados. En los obesos, en tanto, fue la grasa del abdomen y el hígado graso los que más aumentaron el riesgo de enfermarse.

"Lo que vemos en el último tiempo es una serie de estudios que intentan aclarar qué aspecto tienen las personas -en cuanto a cómo se distribuye su grasa corporal- que van a tener más problemas de salud con su metabolismo", explica Karen Basfi-Fer, académica del Departamento de Nutrición de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Por ejemplo, hoy se sabe que cuando las mujeres tienen más grasa en las mamas, también la acumulan más en el abdomen, y eso acarrea más trastornos metabólicos.

El problema, según esta especialista, es que "la grasa visceral produce una inflamación constante en el organismo". Esto es lo que produce trastornos, como la resistencia a la insulina y el aumento de algunas grasas en la sangre.

Con el paso de los años se van dañando las arterias, lo que facilita la aparición de presión arterial elevada y la producción de infartos cardíacos y cerebrales.

Para los investigadores, tener este conocimiento ayuda a que los médicos no se confíen de quienes tienen un peso normal y se ven delgados, ya que uno de cada cinco de ellos tendrá problemas metabólicos. Sobre todo, hay que estar alerta con quienes no tienen grasa en las piernas, ya que habrá que hacerles un examen más detallado.

Y si a los obesos se les indican cambios en sus estilos de vida para bajar de peso, quienes son delgados y tienen síndrome metabólico deberán ser más estrictos para cuidarse.

"Es bueno que sigan la recomendación tradicional de tener una alimentación saludable, que tenga abundantes antioxidantes, granos, fibra y grasas de buena calidad", dice Basfi-Fer.

Asimismo, hacer ejercicio regular que ayuda a aumentar la musculatura y a disminuir las grasas es fundamental.

El caso de los obesos sanos

Ya en el año 2012 se comenzó a hablar de la paradoja de los "obesos saludables". Aquellas personas que estando excedidas de peso hacían actividad física y no tenían problemas metabólicos, como resistencia a la insulina, diabetes o colesterol alto. Alrededor de un tercio de los obesos está en esta situación, algo que se debe también a que acumulan grasa sobre todo en caderas, glúteos y piernas. La llamada obesidad en forma de pera. Pero, además, se trata de personas que aunque están excedidas de peso, consumen alimentos saludables y hacen actividad física de manera regular.

Publicado en: 
Sebastián Urbina / El Mercurio