Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

05 de Septiembre de 2017

Temática

Foto: Bajo licencia creative commons / Flickr Agencia Brasil Fotografías
Foto: Bajo licencia creative commons / Flickr Agencia Brasil Fotografías

Estudio en 250 mil personas concluyó que la diabetes influye más en la enfermedad cardíaca que al revés. Sin embargo, no todos los genes lo hacen con la misma potencia. 



Se trata de problemas crónicos de salud que con el paso de los años se hacen cada vez más frecuentes. Es el caso de la diabetes tipo 2, que afecta a un millón 700 mil chilenos, y de la enfermedad coronaria -responsable del infarto cardíaco-, que en Chile mata a alrededor de 8 mil personas al año.

Pero verlas aumentar a mayor edad no es simple coincidencia. Ahora, una investigación que analizó el genoma de 250 mil personas reveló la existencia de 16 nuevos genes que aumentan el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, pero ocho de ellos incrementan, además, el peligro de que la persona haga un infarto cardíaco.

El estudio fue realizado por investigadores de la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania con habitantes de Europa, Asia Oriental y el Sudeste de Asia, y sus resultados fueron publicados por la revista Nature Genetics.

La más determinante

En la ocasión, los científicos concluyeron que la diabetes influye más en la enfermedad cardíaca que viceversa. Pero no todos los genes lo hacen con la misma potencia. Por ejemplo, los genes de la diabetes que favorecen también la obesidad y la hipertensión afectan con más fuerza en la enfermedad cardíaca. En tanto, los que alteran la insulina y los niveles de glucosa en la sangre no perjudican tanto al corazón.

"Estoy esperanzado de que con los avances en las técnicas de ingeniería genética que existen y los hallazgos que hicimos podremos entender rápidamente y en detalle los mecanismos moleculares que explican ambas enfermedades, las que hasta ahora no estaban del todo claras", dice uno de los autores del trabajo, el doctor en genética Benjamin Voight.

Asimismo, ahora la idea es crear medicamentos que permitan prevenir ambas patologías. "Al identificar estos genes que están ligados a la diabetes y al infarto cardíaco, se nos abre la oportunidad de reducir el riesgo de ambas enfermedades con un solo fármaco", dice el doctor Danish Saleheen, coautor del estudio y profesor de Epidemiología y Bioestadística (ver recuadro).

"La genética de las enfermedades como la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardíaca coronaria es muy compleja, por ser multifactorial, ya que participan numerosos genes, además de factores ambientales", explica la doctora Silvia Castillo, genetista de la Clínica Alemana y del Hospital Clínico de la Universidad de Chile.

El desafío a futuro es, según la especialista, "modificar el ambiente a nuestro favor y nuestra salud con hábitos saludables, y poder medicar a cada persona de acuerdo a sus necesidades".

Esto último se logra con estudios de farmacogenética, para aclarar los requerimientos de fármacos que tiene cada cual y la forma en que los metaboliza.

 
Publicado en: 
Sebastián Urbina / El Mercurio