Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

18 de Octubre de 2015

Temática

Foto: AgenciaUno, La Tercera
Foto: AgenciaUno, La Tercera

Expertos no se ponen de acuerdo en si consolas y celulares benefician o perjudican a los niños.

Jugar es positivo, pero depende a qué tipo de juegos. Pablo Lois, se inclina por los juegos tradicionales en la infancia, el pillarse, saltar la cuerda, la escondida, la payaya, subirse a un árbol, jugar a la pelota. “Esos son los que favorecen el sistema nervioso”, dice (ver nota principal).

 En este contexto, hay que preguntarse qué lugar ocupan los juegos que vienen de la mano con los dispositivos digitales, desde smartphones hasta tabletas. En este punto Lois señala que el uso de la tecnología actual es discutible, y que no hay consenso entre los investigadores, porque hay quienes la encuentran fantástica y otros se oponen  tajantemente a ella.

 Uno de sus detractores es  Manfred Spitzer,  un reconocido psiquiatra alemán, académico de la Universidad de Ulm, y autor del libro Demencia Digital. Spitzer dice a La Tercera que, por ejemplo, los videojuegos no pueden considerarse un juego. “¡No! Son una distracción inútil, una pérdida de tiempo y no deben ser jugados a cualquier edad!”, advierte.

 A su juicio, la tecnología de la información digital dificulta el aprendizaje y no debería promoverse en las aulas. “Estos dispositivos causan adicción y perjudican el desarrollo del cerebro”, dice este médico, quien esta semana publicará un artículo en la revista New Scientist, donde señala que la inversión pública en tecnología para los colegios no ha tenido un impacto positivo en el aprendizaje.

La profesora Ilia García dice que la tecnología es una realidad instalada y es imposible cerrarse a ella, pero con ciertas prevenciones.  Aclara que puede ser parte de la sala de clase y de la vida de los niños, pero no puede ser el motor.

“Los juegos digitales ayudan a desarrollar lo que se denomina como la lógica rápida. Sin embargo, el riesgo está en la edad y el tiempo que destinan a este tipo de herramientas, porque el uso excesivo les impide vivir experiencias que son muy importantes para su desarrollo. Los niños deben experimentar juegos donde estimulen todos sus sentidos y no sólo sus ojos y oídos como ocurre con los juegos digitales. Los niños tienen que jugar en el barro, correr, moverse y discutir”, dice. 

Hartmut WedeKind, en tanto, señala que no recomendaría el uso de computadores y preferiría la posibilidad de ofrecerles experiencias sensoriales básicas en el mundo tridimensional: “El encuentro sensorial con el mundo es de suma importancia para el desarrollo del niño y la reducción al ojo, oído y mano no es suficiente. Oler, sentir, saborear, manipular, tocar son importantes accesos duraderos al mundo. Sobre todo la comunicación con los otros niños tiene un rol social importante”.

Publicado en: 
La Tercera por Carlos González