Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

23 de Octubre de 2015

Temática

Foto: El Mercurio
Foto: El Mercurio

Se le dice "la semilla milagrosa", y entre su larga lista de beneficios se describen factores anticancerígenos, propiedades adelgazantes; que ayuda a combatir la diabetes, reduce la depresión y termina con el estreñimiento.

Pero los especialistas no coinciden con todos los efectos positivos que se le adjudican a la chía, una semilla de la Salvia hispánica, aunque sí reconocen que cada vez, más personas la consumen en Chile.

A la consulta de Andrea Valenzuela, nutricionista de la Clínica Alemana, llegan muchas pacientes que toman esta semilla. "Varias la mezclan con yogur o cereales y la toman en la mañana. Cuando llegan a verme, ya la están tomando", reconoce.

Sin embargo, ella siempre llama a sus pacientes a la prudencia. "A la chía se la vende como si sirviera para todas las patologías, muchas veces como si fuera medicina con efectos curativos y de prevención, pero la verdad es que desde el punto de vista clínico, y a través de estudios, no se han demostrado muchos beneficios".

Según explica, la semilla de chía tiene altos porcentajes de omega 3 y omega 6, una grasa saludable. "Son ácidos grasos esenciales y beneficiosos para reducir los triglicéridos, el colesterol malo, y debido al efecto de la fibra, mejora el control glicémico".

El doctor Rodrigo Alonso, nutriólogo de la Clínica Las Condes, coincide en que puede ser útil en pacientes sanos. Pero también tiene reparos en las personas con ciertas patologías.

"Se supone que ayudaría a perder peso, porque la semilla retiene agua y aumenta volumen, lo que daría mayor sensación de plenitud, pero en población obesa no se ha demostrado ese efecto".

Y advierte: "En Estados Unidos hubo una alerta porque puede dar molestias esofágicas en personas con divertículos. Por eso los pacientes con problemas gastrointestinales tienen que preguntar antes de consumirla. Y las personas diabéticas e hipertensas, si toman algunos remedios, también deberían consultar".

Como se trata de un producto caro (un kilo puede costar cerca de ocho mil pesos), Valenzuela prefiere recomendarles a sus pacientes que busquen los beneficios de estas semillas en otros productos.

"Comprando pan integral, consumiendo más verduras, más pescados, se puede lograr. Yo pretendo que mis pacientes coman sano y cambien sus hábitos, más que sumar una semillita a la dieta. Y la chía se puede sumar, pero siempre que también se cambie la dieta".

Publicado en: 
El Mercurio por Amalia Torres