Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

25 de Noviembre de 2016
Bajo licencia Creative Commons /www.commons.wikimedia.org
Bajo licencia Creative Commons /www.commons.wikimedia.org

Es originario de Asia Menor y hace años que se consume en Europa central; sin embargo, solo cuando se hizo conocido en EE.UU. comenzó a expandirse al resto del mundo.

Se trata del kale, un superalimento de la familia del brócoli y coliflor, que destaca por su alto valor nutricional.

Uno de los pioneros en el cultivo de esta hortaliza fue Buen Campo, un negocio familiar que produce en Melipilla y que sumó el cultivo de kale a su producción de verduras y frutas en 2012.

Comenzaron por una petición directa de algunos de sus clientes, pero con el tiempo, el aumento de su demanda los motivó a seguir creciendo. "Partimos cultivando kale en una superficie de cerca de 320 metros cuadrados, y ahora tenemos alrededor de dos mil metros cuadrados", dice Rosa Salinas, dueña de Buen Campo.

Con el interés en aumento, el primero en dedicarse exclusivamente al cultivo de esta verdura en el país es Gonzalo Fernández. Hace un poco más de un año, el agricultor trajo a Chile semillas de cuatro variedades de kale y comenzó su producción en el Valle de Leyda, en la Región de Valparaíso. Hoy, por medio de la marca "El Ermitaño", es uno de los principales productores de esta hortaliza que cada vez gana más terreno en el mercado local. En el caso de Fernández, por ejemplo, su producción ha crecido setenta veces en un año, motivada por la demanda de sus clientes.

$10 mil por kilo

El emprendedor cuenta que eso los ha incentivado a explorar nuevos rubros para la venta de esta verdura. Así, si en un comienzo solo se dedicaban a la distribución a restaurantes y personas particulares, hoy abastecen a negocios dedicados a hacer batidos naturales y alimentos gourmet . Incluso, un nuevo proyecto que están desarrollando los acercará a la industria farmacéutica, ya que junto a un laboratorio elaborarán una cápsula de kale para adelgazar.

Entre las propiedades del kale destacan tener más calcio que la leche y más hierro que la carne, pero no es un producto asequible a cualquier bolsillo. Si se compra directamente a un distribuidor, por ejemplo, un kilo de kale puede partir en los $6 mil. En lugares establecidos, en tanto, puede llegar a $10 mil.

Publicado en: 
Economía y Negocios, El Mercurio