Publicado el

21 de Octubre de 2015

"Me di cuenta de que uno no elige tener esta enfermedad, pero es elección de uno salir de ella", dice Denisse Fuentes (30 años). Desde los 12 años ella convive con la anorexia, una enfermedad que ha marcado su vida y la de su entorno con sufrimiento y dolores, pero que también -reconoce- le ha inyectado fortaleza y una valiosa experiencia sobre cómo manejarla y sobrevivir a ella.

A los 22 años plasmó su testimonio en el libro La Dieta de la Muerte (RiL Editores). En su penúltima página, confiesa que "uno de mis sueños más importantes, y que comparto con mis padres, es crear una fundación que ayude a las personas con bulimia y anorexia y a sus familias".

Hace unos días ese sueño se materializó en la fundación "Pesa tu Vida" ( www.pesatuvida.cl ), de la que ella es fundadora y directora. María Jesús Andrade, coach de Programación Neurolingüística, es su codirectora.

Charlas y talleres

La iniciativa está dirigida a personas que tienen anorexia, bulimia, comer compulsivo y fatorexia (sentirse delgado, pese a tener sobrepeso u obesidad).

Su misión -señalan Denisse y María Jesús- es "acoger el dolor de quienes tienen estos trastornos y darles herramientas para sanar y reconstruirse ellos mismos y su entorno familiar y social".

En una primera etapa están ofreciendo charlas y talleres para hacer conciencia sobre estos trastornos en lugares como colegios y empresas. En ellos abordan temas como vivir con anorexia, tener a alguien que la sufre en la familia o en el curso, o anorexia y pololeo.

"Queremos humanizar, hacer conciencia, derribar mitos y sacar los prejuicios y etiquetas que se les ponen a las personas que tienen estas enfermedades", destaca Denisse. En una segunda etapa aspiran a formar un equipo de profesionales voluntarios para atender en forma integral a quienes lo necesiten.

Durante el lanzamiento de la fundación, Daniel Calabrese, gerente de RiL, anunció una reedición de "La Dieta de la Muerte", destinando un porcentaje de las ventas para contribuir a financiar la fundación, que además recibe donaciones.

Para los cercanos a Denisse, esta iniciativa es un ejemplo más de su determinación. Para ella, es la forma de poner al servicio de otros todo lo que la anorexia le ha enseñado: "Hoy quiero que mi historia sirva no para que no haya más Denisse, sino para que haya muchas más historias de Denisse que puedan contarse. Quiero que quienes están pasando por esto sepan que si uno tiene la fuerza para dejar de comer, tiene también la fuerza suficiente para vivir".

Publicado en: 
El Mercurio por Cristián Carvallo