Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

13 de Enero de 2016

Temática

Foto: AFP / El Mercurio
Foto: AFP / El Mercurio

Las mujeres que desarrollan diabetes por primera vez cuando se embarazan, condición que se conoce como diabetes gestacional, han ido en aumento durante los últimos 20 años en el mundo.

En Chile se estima que sobre un 10% de quienes van a ser mamás viven esta situación.

Ahora, un estudio de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, que siguió a más de 15.600 mujeres que se embarazaron sin tener enfermedades previas, reveló que quienes más papas consumían en su dieta antes de embarazarse, aumentaban hasta en un 50% el riesgo de desarrollar diabetes gestacional.

Esta condición, que habitualmente se detecta en la semana 26 del embarazo en mujeres que nunca antes habían tenido problemas con su azúcar en la sangre, se asocia a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, tanto para la madre como para el hijo en el largo plazo.

Los resultados del trabajo se publican en la revista British Medical Journal. En él, los investigadores aconsejan reemplazar algunas porciones de papa de la dieta por legumbres como las arvejas, porotos y lentejas; granos integrales como la avena, arroz integral y quínoa, y por vegetales, con el fin de reducir este riesgo.

Porciones semanales

En el estudio se vio que las mujeres que comen una porción de papas a la semana, ya sea asadas, cocidas o como puré, aumentan en 21% su riesgo de diabetes gestacional, comparado con la que come menos de una porción semanal. Las que consumen entre dos y cuatro porciones a la semana aumentan este riesgo un 34%; y quienes lo hacen cinco o más, tienen un incremento de 62%. La porción se midió como una taza de puré o 230 gramos de papa cocida o asada. En el caso de las papas fritas, se consideró una porción como el equivalente a 113 gramos. Estas últimas son la forma menos saludable de comer este alimento, seguido del puré, las papas cocidas y las asadas, que son las más sanas.

Asimismo, cuando las mujeres reemplazan dos de estas porciones semanales por vegetales, legumbres y granos integrales, reducen hasta un 12% el riesgo de enfermar.

Los autores del estudio advierten que la razón de que la papa se relacione con este tipo de diabetes es su alto índice glicémico, es decir, que luego de digerirse aumenta rápidamente los niveles de azúcar en la sangre.

En tanto, los vegetales, granos y legumbres, aumentan lentamente la glicemia, debido a que su digestión es más lenta.

Otros estudios sugieren a las embarazadas evitar las carnes rojas, la comida procesada, frituras y bebidas azucaradas.

Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina