Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

24 de Junio de 2016

Temática

Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.ecocosas.com
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.ecocosas.com

Solo restan tres días para que entre en vigencia la Ley de Etiquetado de los Alimentos que, entre otras medidas, obliga a los productos envasados que superen los límites establecidos por el Ministerio de Salud en azúcar, grasas saturadas, sodio y calorías a llevar un sello con la lectura "alto en", y desde la industria aseguran que "todo lo que está saliendo de producción ya está con sus etiquetas".

Así lo sostiene Rodrigo Álvarez, presidente de AB Chile -la gremial que reúne a los principales productores del país-, quien reconoce que con esto se cierra una primera etapa que para la industria ha significado un gasto de poco más de $12 mil millones. "Esa es la estimación de la industria en general, no solo nuestros asociados, por rediseños, el cambio de etiquetas y la pérdida de algunas que se habían mandado a hacer y no se pueden usar", dice.

Eso, explica, sin considerar las inversiones que las empresas han hecho para reformular algunos de sus productos y disminuir las cantidades de nutrientes críticos para tener menos sellos en sus envases. Desde enero de 2015 a la fecha, precisa Álvarez, cerca del 20% de los alimentos que comercializan -unos 1.550- han pasado por reformulaciones.

"Desconocimiento"

Hasta ahora, la gremial ha observado que galletas, dulces y chocolates son las categorías que más sellos "altos en" tienen en sus envases.

Cómo repercutirá eso en la conducta de compra de los chilenos es algo que analizarán más adelante, dice Álvarez. "Lo que hemos detectado es que hay muchas preguntas, mucho desconocimiento", advierte.

A su juicio, "la peor consecuencia que esto podría tener es que las personas terminen diciendo, 'entonces, no puedo comer nada de esta categoría'. Eso es falso, lo importante es que hay que consumirlos de manera adecuada", y agrega que "sería grave que se produzca una baja (del consumo de determinados productos) y después una recuperación casi similar al inicio".

En ese sentido, el representante de la industria sigue manteniendo que los sellos "alto en" no permiten distinguir fácilmente qué alimento tiene menos nutrientes críticos que otro, porque hay categorías en que todo tiene etiquetado.

Es por eso que aunque el Gobierno lanzó esta semana una campaña que busca orientar a los chilenos llamando a consumir los alimentos con menos sellos, pronto AB Chile pondrá en marcha su propia campaña informativa para explicar el nuevo etiquetado y las porciones que se deben comer de cada alimento.

"Tener cambios mayores o menores con esta ley sin un plan de educación es bastante improbable", plantea Rodrigo Álvarez, para quien, "probablemente, con esta ley no vamos a bajar todos de peso".

Publicado en: 
El Mercurio por Nadia Cabello